jueves, 15 de noviembre de 2018

Outlander 4x02. A fungirlish review [Spoilers]


Otra semana más nos vamos de viaje con los Fraser, aunque para viaje, el que nos metieron la semana pasada por obra y gracia del hijoeputa-malparido-gonorrea del Stephen Cabronnet. ¿Os siguen doliendo las costillas y el corazoncito? ¿Y cómo se nos habrá quedado nuestro Jamie? ¡Ay, por Dior, que no le hayan quitado su estupenda dentadura y su capacidad de palotismo supremo, que nos dan los siete males! Para salir de dudas, nada mejor que empezar la review de la semana. ¡Allá que vamos!

                                                                  


Estoy bellamente triste, haggards mías
¡Ven, que te damos una alegría!

Nuestro Jamie está triste, ¿qué tendrá nuestro Jamie? Los suspiros se escapan por su boca de ajfhlsjafhlksjfhljks. Pues tiene el pobre es de todo menos moratones, jatetú la Scottish genética lo buena que es. Se siente fatal por el cutre entierro de su amigo Leslie y por el asalto del hijoeputa-malparido-gonorrea del Cabronnet, al que asistió sin poder hacer nada, ni defender a Claire con su cuerpazo, tal y como juró hacer el día de su bodajhflkjahflkj.


Que no, hombre, Jamie, que ya no vais a volver a saber de él, seguro...


Jaaaaaaaajajajajaja, que me da

Pero estos pensamientos sombríos se aparcan ante la llegada a casa de su tía Jocasta, River Run.


¡Bienvenido, sobrino pródigo!

River Run, Riverdance, ¿qué más dará, si todo lleva agua? En fin, que la propiedad de la tía Jocasta es River Run, y no penséis que vive en una chocita, que la tía vive en un casoplón que si cruzamos las piedras y nos adelantamos cien años vemos por ahí a Katie Escarlata O'Hara perseguida por sus pretendientes. Lo que le faltaba a Jamie, que no puede evitar sentirse peor aún por presentarse ante su tía siendo el anteriormente-pudiente-y-ahora-pobre-pero-honradamente-adorafollable sobrino que no tiene dónde caerse muerto. ¡Venga, guapetón, anímate! ¡Que tus finanzas han tenido más cambios que las canas de Claire! Al fin y al cabo, ya te lo dice ella, que no es que nadaras en la abundancia cuando se casó contigo...


¡Por tus tesoros colganderos!

Y con la sonrisilla tonta que se nos pone cada vez que nos acordamos de esa noche de bodas llegamos a casa de la tía Jocasta, que sale muy amablemente a recibirnos.


No puedo evitarlo, sorry

¡Ay, qué emoción, qué nervios para Jamie, después de tantos años poder ver a la hermana de su madre! 


¡Es mi tita, mi tita! Me voy a quitar el tricornio como signo de respeto
Mira qué pelazo me deja, tita
El fandom de Outlander rait nau

¡¡¡Ese pelooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo rataaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!! ¡¡Me muero muerta, Mari!!

Anda, chato, deja el tricornio para los pelazos que podamos soportarlo

Mira, Jamie, destierra el tricornio YA, que te cuece el pelo y luego se te ve el cartón y eso no hay peluquero milagro que nos lo arregle. Menos mal que a la tía Jocasta no le importa el pelo rata y le da un abrasote al papasote, loando lo graaaaaaaande que está su sobrino (lo tiene todo proporcionado, tita, no pregunte que se lo decimos nosotras). 


Y así me ha crecido, tita
Justo lo que ahora no tienes, chato

Los recuerdos y la añoranza por su madre y hermana les inundan y, tras unos segundos sensibleros, Jamie se acuerda de que tiene una esposa y un sobrino que presentar.


Hola tita, soy Claire, para servirle a Dior y a ustedNO
Hola tita, soy Murraicito y te traigo unos cardos

Obviamente la tía Jocasta no le coge el cardo porque Ian se lo puede meter por el nard...

Y allá que van nuestras gracias a su costa

Pero no preocuparse, haggards, que ve formas y bultos, así que el cuerpazo de su sobrino lo va a distinguir a la le(n)gua. Además, lo que tiene de ciega lo tiene de espabilada, que ve más con los oídos que cualquiera con un catalejo, no te la comas de vista (ja je ji jo ju). Y así, escoltada por su familia y guiada por un tal Ulysses (que tiene una voz que cada vez que habla tiembla el suelo y se me suelta un poco la gomilla de las bragas), Jocasta procede a llevarnos a Riverdance Run mientras que Jamie le cuenta penas, que otra cosa no, pero en eso es rico.

Nosotras no te hubiéramos dejado ni los gayumbos

A la tía Jocasta se le revuelve la cofia de la mala leche que le entra pensando en lo que le han hecho a su sobrino.

Jamie Fraser rait nau

Si es que no se puede ser tan bueno, Jamie. Estar tan bueno, sí, pero serlo, no, aplícate el cuento, querido, que luego acabas con más cardenales que el Vaticano. De todos modos la tita les ofrece techo durante todo el tiempo que necesiten, que para eso son Scottish family. 

Menudo vigor tengo yo en el rigor (bajeril)

La tía Jocasta también le ve las habilidades para los negocios, pero perdonad que nuestro cerebro sigue atascado en su vigor y no nos enteramos muy bien de lo que dice #AyOmá, algo de que va a hacer una fiesta para él (normal, yo también fardaría de sobrinaco). En fin, que la tita le sigue por Instagram (@TheScottishBuenorro) y conoce sus trabajos para Jared y en Edimburgo, así que sospechamos que quiere hacer de él el típico sobrino que va a tomar café y acaba cambiando las bombillas y cuatro enchufes. ¡Tú échale flores, Joqui, que el muchacho no está acostumbrado! Y flores y ocho litros de Varón Dandy necesita Rollo, que justo en ese momento entra en la casa repartiendo grácilmente el olor que le ha dejado su encuentro con un zorrillo. ¡Oh, las maravillas de la flora y fauna del nuevo continente! Menos mal que el peludo John Quincy Mayers está ahí para sacar a Ian de su americano desconocimiento. Pero eso no lo vais a ver ahora porque a Ron no le sale del xirri. En su lugar, nos vamos a ir con Jamie y Claire a su cuarto.

¡A *ollar!

No, queridas, a hablar sobre lo que se parecen la madre y la tía de Jamie.

Qué interesante

[Si queréis folletisco sin fin, id al capítulo siete de la primera temporada, que aquí no vais a encontrar ni un triste pechote que llevaros a la boca]

En fin, que les llevan a una habitación maravillosa donde conocen a más servidumbre.

Ya vengo con mi pensamiento modenno 
¿¡¿Pero qué dice esta loca?!?

Pues nada, que Claire claramente es una mujer de otra época y cruzar las piedras para echar mil y un polvetes con su marido tiene estas cosas, que acabas viviendo en sociedad y, tal vez, dicha sociedad no le haga a una mujer moderna especial gracia... Convivir con la esclavitud debe ser una fr(p)utada bien grande, aunque claro, peor lo es para los esclavos, como Fedra y Mary (las asustadas muchachas) o Ulysses, el de la voz bajabragas.

Esto tenía más gracia cuando lo vi en Lo que el viento se llevó

Con el cuerpo de jota nos vamos con Ian y el apestoso Rollo, a los que el gigantón peludo John Quincy Jones va a ayudar a dejar limpines y fresquines, además de dar información muy importante a Murraicito sobre las cosas básicas de la vida.

Sin embargo, mira qué mullido tengo el mío, mira, mira

A Ian le da vueltas hasta la coleta pensando en que a las nativas les ponen los pechotes con matojo (madre de Dior, con lo lampiño que debe ser él) pero desde el fondo de nuestro sparkling heart te vamos a decir una cosa, Murraicito: a este armario de tres cuerpos no le hagan mucho caso porque vas a pensar que a las nativas les gustan así 👇...

Manta zamorana, que abriga más que la lana

...cuando realmente les gustan así 👇.


Pelofollable supremo

La curiosidad de Ian sobre los nativos no tiene fin y Jones le comenta que algunas tribus son fans de arrancar cabelleras, sin duda alguna por envidia de la cantidad de pelos en los huevos que tengan. ¡Ojo cuidao, Jamie, no te vayan a arrancar el pelOH WAIT!

Y bye bye, peluquero del demonio...

En fin, que Ian lo entiende porque los clanes escoceses a veces acaban también a hostias, aunque respetando el pelo, claro, que la barbarie tiene un límite. A pesar de todo, Riverdance Run es bonito, con esa frondosa naturaleza que lo rodea. La cercanía del bosque hace que el aserradero funcione a tope, pudiendo mandar madera a través del río hacia Virginia, y los ciento cincuenta y dos esclavos cultivan los campos que es una maravilla.

Ay, que le da el tic de mujer moderna

Jamie se alegra de que su tía trate bien a los esclavos, ya que hay dueños que los tratan peor que a ganado.


Aaaaaaaaaaay, que le da

¡¡Que le va a daaaaaaaaaaaaaaaaar!!
Que le ha dado

Si es que... Mucho estaba aguantando ya, ¡dos minutos por lo menos! A la tía Jocasta, mucho más falsa educada que Claire, también le da el tic ante esa respuesta, pero prefiere que Claire le explique. Y ella le cuenta que probablemente los esclavos no piensen lo mismo, ya que no tienen posibilidad de elección. Ay, Claire, no está en tu naturaleza ni callarte ni darte cuenta de dónde plantas el culo... 

Que tiene una boca en la que le cabe un pie pero nunca se lo mete

Cuando Claire huele la digna retirada, Jamie y su tía se disponen a hablar con el teniente Wolff, el administrador del contrato que Riverdance Run tiene con la Marina Real y al que Jamie recibe con cara de ajo, como debe ser gracias a su cariño a lo british. El Wolff este viene a proponerle negocios agrarios a la tita pero Jamie, como granjero palote que ha sido, sabe que serían un desastre. ¿Trigo cerca del río?

Para que te hagan un buen caldero, chato


A la tía Jocasta le hacen los ojos cieguitos chiribitas viendo que el arroz les va a salir mucho más rentable, pero al señor pelucado no le hace tanta gracia saber que alguien ha llegado a quitarle su puesto de aconsejador jocastil. ¡Pues apártate, que Jamie Fraser is in da house y de cultivar la tierra sabe un rato!


Por esto también soy roñafollable
Nada me supera cuando estoy comío de mierda
¡Te sacábamos brillo!

Sin embargo, al teniente Wolff la presencia de Jamie no le hace tanta gracia como a nosotras y se va con el rabito entre las piernas, esperando a volver cuando pueda manejar a Jocasta a su antojo. Pero esta está encantada de tener a Jamie a su lado y le dice que le encanta escuchar su melodiosa voz opinión, sobre todo en ciertas materias en las que la de una mujer no es siempre bienvenida... ¿¿La has escuchado, Claire??


Pues no, porque me estaba mirando las tetas

Realmente ha habido un saltito temporal y Claire está probándose un vestido que Jocasta ha mandado ajustar para ella (pero que la realidad no nos estropee una transición inventada para la review, queridas). Como Jocasta no puede verla, Fedra se la describe, y así nos enteramos de paso de que Wolff quiere echarle las zarpas a Jocasta (seguro que no tiene nada que ver que está forrada, claaaaaaaaro, claro). 

Usted sí que sabe cambiar de tercio, señora
Esto...



Por mucho que intenta irse por las ramas, a Jocasta no se la cuela y al final Claire tiene que decirle que está en contra de la esclavitud. Sin duda por sus contactos con los cuáqueros, claro, no por venir de otra época y pasar a través de unas piedras... Jocasta, entonces, ya entiende lo que Jenny le dijo sobre Claire en las cartas, sobre todo eso de que no tenía miedo a decir lo que opinaba sobre cualquier cosa, la entendiera o no... 

Las lindezas escritas en mayúsculas mejor no te las cuento

Total, que en la fiesta estaban todos que ni en el camarote de los Marx y Claire acabó hablando de conflictos entre los habitantes de esas tierras con Wolff y con otro consejero de Jocasta, Farquard Campbell, mientras intentaba defender un peinado que parecía que le habían puesto unos zurullos de sombrero.

Este año os habéis pasado con mis pelucas, cabrones

Como a Claire eso ya se lo enseñaron los Monty Python, sale por patas y se reúne con Jamie mientras que Jocasta cuenta a sus invitados el verdadero motivo por el que ha organizado la fiesta.

Me ha durado la pobreza veinticuatro minutos
Qué asssssssco te hemos cogido

Jamie se ha quedado picueto con la noticia y sabe que Jocasta ha sacado su maquiavelismo Mackenzie al nombrarle heredero en público sin decirle nada antes y así evitar que el fornido sobrino renuncie. 

Soy ciega pero no tonta, no lo olvidéis...

Y mientras Jamie está pensando en lo Mackienze que es su tía, Claire no le está haciendo ni puto caso pensando en que ella no puede ser dueña de esclavos. Mira, chica, de verdad, es que a veces eres de un insoportable... ¡Que Jamie tampoco quiere! Pero tal vez siendo la dueña puedas acabar haciendo algo para que no sean esclavos, como, no sé, llámale loca, ¡liberarlos! A veces tienes menos vista que un gato de escayola, Claire. Al día siguiente Jamie, que tiene más mano izquierda que belleza (y mirad que es guapo, el jodío) le reprocha a su tía el modo de comunicarle su decisión delante del otro administrador, el cual, nada sutilmente, obsequia a Jamie con una bolsa llena de dinero, bolsa que nuestro highlander desprecia mientras suelta la bomba:

Riverdance Run ahora mismo

Pero Jamie no ha terminado de asustar a los presentes y les dice que Claire y él quieren tener trabajadores que ganen un salario justo, algo que pone la peluca de punta al administrador, que procede a decirle a Jamie que no se liberan esclavos como el que le abre la puerta de la jaula a un canario, no. Es la Corte del Condado la que los libera, previo informe de que han hecho algo útil como salvar una vida y, además, el dueño debe pagar una fianza para garantizar la buena conducta. Vamos, que vas a ser rico para quedarte pobre liberando esclavos, porque a cien libras cada uno...

Venderé mi cuerpo
Te forras


Qué bonitos son los ideales y qué complicados ponerlos en práctica, ¿verdad?  Le dejan bien claro que Carolina del Norte no está preparada para esas moderneces y que otros que lo intentaron desaparecieron sin rastro... Pero Jamie entonces recuerda la oferta que le hizo el gobernador en el capítulo anterior para quedarse en esas tierras reclutando colonos, lo que les permitiría hacerse una casita y vivir felices pero con la putada de estar del lado británico cuando llegue la casi inminente guerra y, oooooooooooooootra vez, en el bando perdedor...

Fruta vida

Pero oye, que ni tiempo tienen de intentar tirarse por la barandilla ante su futuro porque llega Jocasta a decirles que Jamie tiene que ejercer de heredero y representante suyo en un jaleo que se ha montado con un esclavo, que le ha arrancado una oreja al capataz.  

¡Wonder Claire al rescate!

No lo puede evitar, es oler la sangre y se pone perraca. Cuando llegan, se enteran de que el esclavo le ha cortado la oreja con un hacha (ya hay que hábil para para hacer eso, eh) pero no ha huido, lo tienen esperando la visita fraseriana colgado cual jamón porque, oh, maravillas del nuevo mundo, todo esclavo que ataque a un blanco y derrame sangre debe ser ejecutado ante un juez y un representante

Lo de que me cuelguen con un gancho en mis entretelas es un extra que me llevo al otro barrio

Madre de Dior, ¡qué modo de divertirse tiene esta gente! Lógicamente, a los Fraser se les ponen los pelos de estropajo ante semejante visión y corren veloces a imponer su autoridad ante el capataz, que se ha pasado la ley por los cataplines tomándose la justicia por su mano.

Bájale si no quieres que te meta...
¡Lo que quieras, chato!

...una bala, ¡cochinas! Al final el capataz cede y Claire informa a Jamie de que el único modo que tiene de salvar al esclavo (llamado Rufus) es llevarlo a la casa y operarle para quitarle el gancho. ¡Pues allá que vamos, a revolucionar del todo Riverdance Run! Y ahora viene una secuencia de esas que nos encantan, con Claire dándole al escalpelo y olvidándose del resto del mundo (esta se pone más perraca operando que cuando se cepilla a Jamie, ya os lo decimos). Os la vamos a resumir:

Claire
La tita
Claire
Los dueños de Riverdance Run
Claire
Nosotras
Los aguafiestas
Claire, al terminar la operación

Porque, oooooobviamente, a Claire le sale el zurcido abdominal muy bonito y logra que Rufus no estire la pata, lo que no quiere decir que le vaya a salvar la vida, ya que no deja de ser un esclavo que atacó a un blanco, y la ley, las costumbres y la ira del populacho (ya enterado de que el sobrino de Jocasta le ha salvado la vida) exigen su muerte. Nuestro Jamie intenta ponerse gallito pero, mal que nos pese, allí el aire sopla para otro lado y Jocasta tiene que salir en su defensa, diciendo que el muchacho está bien bueno desconoce las leyes de la zona y...

Jocasta Corleone les hará una oferta

Mientras, Rufus se despierta y tenemos otra gran oportunidad de ver lo compasiva que es Claire con quien le sale del xirri mientras que Rufus nos cuenta su vida para que nos dé más pena aún su situación y lo injusta que es la esclavitud.


Mientras que estos hablan me voy a buscar una serie que me lo cuente mejor

Cuando Claire deja al paciente se encuentra con Ulysses, el de la voz bajabragas, que no puede evitar advertirle de que tal vez vaya a salvar a Rufus para que su destino sea peor que la muerte que le iban a dar, ya que los capataces van a ir a por él y le van a quitar los miembros como si estuvieran deshojando margaritas y el resto lo dejarán bien a la vista, para que los demás esclavos sepan lo que hay. Y luego los bárbaros son los nativos cortando cabelleras...

Creo que, otra vez, me he metido en un jardín del que no sé salir
Como siempre, chica, como siempre

Pues con una alegría en el cuerpo como para bailar jotas, Jamie le informa a Claire de que tiene hasta la medianoche para entregar a Rufus para que lo ejecuten o se va a liar parda en Riverdance Run. Claire se niega e intenta buscar una salida, pero Jamie cada vez le va dando una información un poco peor: que si no lo entrega van a ejecutar a otros esclavos en su lugar, que si les van a quemar la casa, que si le van a quitar los escalpelos y van a hacerse unas pinzas de depilar los pelos del culo con ellos... Todo un desastre de proporciones supremas por la testarudez de Claire de salvar de las garras de la muerte a un muchacho que tiene los dos pies más en el otro barrio que en este.

¡Entregadnos al esclavo o seréis salchichas en nuestra barbacoa!
¡Me pido comerme la de Jamie!

La masa está enfurecia cual pueblo buscando al monstruo de Frankenstein, rompen los limpísimos cristales de Riverdance Run y amenazan con prenderle fuego mientras que a Jocasta le va a dar una apoplejía del susto. Mientras que la tía de Jamie intenta aplacar a la horda, este le pide a Claire que se pase su juramento hipócrita por el forro del xixi, como hizo con Collum, y haga justamente lo mismo que con él, dulcificarle la segura muerte, cosa que al final no le queda más remedio que hacer. ¡Descansa en paz, Rufus, y que tu cuerpo no sufra al ser desmembrado cual Señor Potato por unos energúmenos!

Porque sé que os hago felices, que si no, me iba a otra serie a follar más y sufrir menos

Y, tras una sentida oración y cuando el reloj marca la medianoche, un solemne Jamie Fraser sale por las puerta de Riverdance Run para ofrecer a la masa enfurecida la carnaza que tanto ansía despedazar, algo que no duda en hacer ante la mirada de nuestro desconsolado elenco.

¿No podemos volvernos a la primera temporada?
Vosotros, no, pero nosotras, ¡sí!

Vamos, no terminamos nosotras esta review con ese mal cuerpo que deja el final ni de cachondeo. Puestas a terminar con un cuerpo, ¡que sea con el de Jamie Fraser encima! Intentaremos venir por aquí en la siguiente review con un ánimo más alegre y esperando que nos toque un Roger Jamie capítulo lleno de emoción y de akfdhañkfhñksjfdhañksj. ¡Os esperamos por aquí la semana que viene!


CONCLUSIONES FINALES
-Bueno, no todos los días vamos a estar hocicando en pechote highlandero, ¿no? Estamos iniciando temporada y nos tocan capítulos más lentos, de ir conociendo personajes y nuevos lugares. Hay que reconocerlo, ha sido un capítulo lento lento donde casi nos echamos la siesta, pero es lo que toca. De todos modos, ese final te deja con dolorcito de corazón y de estómago... Ya no nos hace tanta gracia vivir en esa época, ¿eh?
-Nuevos personajes aparecen y, otra vez, gran acierto de casting. ¿Qué os ha parecido la tía Jocasta? A nosotras nos parece que Maria Doyle Kennedy está perfecta (no vamos a decir nada de cómo nos la imaginábamos porque ya sabéis que intentamos centrarnos únicamente en la serie y no en nuestra previa experiencia lectora) y estamos deseando que le salga la vena Mackenzie... Lo mismo decimos de Ulysses, del que nos declaramos fans (¡esa voooooooooz!).
-De verdad os decimos, queridas, que por mucho que intentemos defender a Ron a capa y espada (y sabéis que siempre lo defendemos) esa manía de meternos la vena cirujana de Claire cada vez nos saca más de quicio. Que sí, que ya, que es la prota y blablabla, pero ya, por Chanel, ¡YA! Bueno, hay que echarle la culpa a Diana, a la que le gusta más una operación matasanil que un retoce con final feliz. 
-¿¿¿¿Dónde está Rogeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer????
-Y, por Dior lo pedimos, ¡no más tricornio para Jamie! No es que lo luzca mal, eh (si se pone un saco de patatas por kilt le queda maravillosoñakjdñlkasdkd) pero ojo el destrozo capilar que aguarda debajo. Cómo un hombre tan guapo puede tener esos estilismos capilares es algo que se escapa a nuestra comprensión haggardiana. Claire, hija, ¿no se te ocurrió cruzar por las piedras unas mascarillas capilares? Bueno, seguro que lo hizo y se las quedó todas ella (de cuyas canas de quita y pon ya ni hablamos...)

***
Stills by Starz
Gifs from Tumblr, Giphy, Google Images & Starz. All copyrights belong to their respective owners


DAME AMOR Y COMPÁRTEME, QUERIDA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

9 comentarios:

  1. Yo quiero saltarme ya un par de momentos hasta que aparezca Roger en escena... e intuyo que Murtagh también aparecerá, no sé por qué.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Haggards queridas...!!! Con un capítulo tan espeso como este os habeis lucido as usual....no me extraña que mandeis a Jamie a la primera temporada...en este capítulo no da pie con bolo....errante entre su tía y su mujer hace lo que puede para parar a Claire...y se lo pone muy muy difícil.....y no lloréis por Roger...lo tenemos ya mismo en el siguiente capítulo.
    Os leemos....

    ResponderEliminar
  3. Buenisima Review como siempre, son geniales, un mate de risa :D

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, queridas. El capítulo no daba para mucho y hemos intentado sacar gracias de cualquier sitio. Sois un encanto por leernos y dejar un estupendo comentario!!!

    ResponderEliminar
  5. Me encanto, muchas gracias por hacernos este capitulo mas ameno, jajajajaja

    ResponderEliminar
  6. Como cada semana sublime..me encanta!!!jajajajajaja

    ResponderEliminar
  7. Como hacer que un episodio lento tenga gracia a destajo? Llamad a los Cazafantasmas digo.... a las Haggards! jajajaja! por Dior que me duelen las costillas de reirme con la review (y me encanta el nombre que habéis puesto al desgraciado de Bonnet) ^_^

    ResponderEliminar
  8. Bravo!! Un placer leeros chicas, buen post

    ResponderEliminar