jueves, 13 de diciembre de 2018

Outlander 4x06. A fungirlish review [Spoilers]


¡Ya estamos aquí de nuevo, queridas! Dispuestas a una nueva ración de vida fraseriana en Carolina del Norte, con su indios que cogen wifi y nuestros intensos momentos de... de... de... ... ... ... ¡Y qué bueno está Jamie Fraser, copón! Corramos un estúpido velo sobre lo megainteresante que está todo lo previo al invento de la luz eléctrica y vamos a ver qué nos depara el capítulo de esta semana. ¡Al lío!

                                                          

Oh, what a beautiful moooooooooorning nos cantaría Hugh Jackman si estuviéramos en Oklahoma!, ya que hace un espléndido día de soleado fresquíbiri, ideal para darle al serrucho.

Y serrando serrando megapechamen voy sacando
Ay, Dior, ¡que me recibe con el pechote al viento! Y la boa me salta del asiento
Nuestras entretelas ahora mismo

¡Pero pero PEROOOOOO! ¡¡Que Lord MelofóJohn está en el Cerro Fraser!! ¡Akañhfdkjhfakjsdfhksjah! ¡Ay, qué ilusión más grande! ¿Pero este hombre no estaba en Jamaica? Se nos hace que el paseo matutino se le ha ido un poco de las manos...

¡Jamie! ¡Ha llegado el maromazo al que, si fueras gayer, habrías echado más de un polvazo!
Te tendrás que conformar con observarme el porte y pechazo

¡Ay ay aaaaaaaaaaaay, que se nos vuelve loca la peineta gayerdiana ante la megapareja que harían estos dos! Jamie le recibe con la roñafollabilidad a tope, sabedor de que puede ir vestido hasta de lagarterana y no miraremos más allá de su bella cara, su cegadora sonrisa y su acogedor entreteto.

Cualquier cosa con tal de que no os fijéis en el destrozo capilar que estreno hoy
Tranquilo, que nos hemos tomado la medicina que impide ver destrozos estéticos

Nosotras somos unas perracas y sacamos punta a todo pero MelofóJohn está siempre más allá de la cordura con Jamie y ni cuenta se da, cegado por la highlanderiana presencia de su amor imposible, ais. John le explica que, tras su carta contándole las maravillas del Cerro Fraser (¡ay, que se escribeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeen!) tenía que pasar por allí. Pero no a propósito, claro, sino porque le queda de camino a Virgina, que es más o menos que si os decimos que para ir de Madrid a Buenos Aires tenemos que pasar antes por Dubai. 

¡Que se nos ha hecho curita palote!
No way, me llegan de él megavibraciones de vicio como para que abandone el fornicio

Efectivamente, Jamie. Y es que cuando John se refiere a "él" no lo dice porque Dior le acompañe sino por Willie, el hijo de Jamie que John está criando como si fuera suyo y que ahora les está esperando junto al río pero, claro, no está la belleza de Jamie como para sufrir el impacto de ver a su hijo sin anestesia, por lo que John ha querido hablar antes con él. ¡Y verlo un ratito a solas, jodío, que a nosotras no nos engañas! Más que nada porque también lo habríamos hecho... Mientras Jamie lo pasa a la cabaña y nuestra mente se pone contenta con las cosas que harían si esto fuera un libro boa/boa de los que nos gustan, Claire y Murtagh están recogiendo agua y hablando de lo fantástico que sería que el padrino de Jamie se quedara con ellos, ahora que tienen medio reparto de la serie desperdigado por esos mundos de Dior. Pero Murtagh tiene un oficio al que volver y pasa de quedarse en Carolina del Norte para pagar impuestos. Está muy reivindicativo el hombre con lo de los dichosos impuestos, comentándole a Claire que dos reguladores amigos suyos han ido a ver al gobernador para que se los baje. Como la charla es taaaaaaaaaan interesante nos alegramos enormemente de los gritos que se empiezan a escuchar, procedentes de un niño que está comido de sanguijuelas casi hasta en el culo. ¡UN MOMENTO! ¿Niño? ¿Río? Ay ay ay, que va a ser...

Willie, aunque podría ser el protagonista del remake de Willow o Conan de pequeño

Efectivamente, no hay duda de que es su hijo, ¡tienen el mismo fucking peluquero! Pero Claire no conoce al churumbel y está más interesada en guardarse las sanguijuelas que desprecia el muchacho, ya que la doctora Quinn Fraser les va a dar buen uso, cosa que al niño se la pela ya que lo único que quiere es a su padre. ¡Y nosotras, también! Y da igual a qué padre te refieras...

Desde luego, no tanto ni tan a menudo como lo hago yo
Normal, como para olvidar mi adorafollable estampa, amén de mi pelo rata
 

¡Y de tu querencia por las camisas que cierran únicamente hasta donde tienen que cerrar! Jamie les invita a quedarse unos días con ellos (ya me dirás dónde los vas a meter, hermoso, con ese casoplón que os habéís hecho #ModoIroníaOn) y melofóJohn le pone al día de las novedades, como que Willie ahora quiere que lo llamen William y que él ahora es padrefollable viudito, ya que Isobel estiró la pata antes de llegar a Jamaica. Johncito se muestra muy afectado pero ha tenido que ser fuerte, sobre todo por Willie. Y en agradable conversación delante del fuego están nuestros dos maromos cuando...


Soy Claire y voy a hacer una buena entrada, que hay una secuencia donde no soy el centro y eso NO puede ser
Aquí hay más pistos que en Cristal


Vaya, vaya, de pasta de boniato se nos ha quedado la mitad del reparto. ¡Y el niño que no reconoce a Jamie como aquel mozo al que tanto quiso!


Yo lo único que sé hacer es poner cara de oler a caca
Es mi vivo reflejo

Puede que nos haya robado algo de medicina...


Jamie, hijo, ponte las gafas de follar de cerca a ver si también te hacen ver las realidades de la vida, ya que ese niño se te parecerá en la peluca, pero lo que es en la belleza... Clarísimamente Willie tiene el ADN genevino dominante, porque los bellos Frasergenes en esa cara de viejo puesta en un cuerpo de niño no se ven. 


Sin embargo, los genes buenorristas son muy dominantes en mí
Con esto te lo decimos todo


MelofóJohncito les explica a Jamie y a Murtagh que Willie no conoce cómo se conocieron los tres y es mejor que así siga siendo. El nuevo Murtagh (al que vemos más avinagrado y respondón que de costumbre) dice con retintín que Dior libre al pequeño de pensar que están rodeados de malas compañías pero Jamie sale en defensa de John recordándole que ambos le deben la vida, ante lo que nosotras perdemos las bragas y Murtagh recula. Pero el reculamiento dura lo justo, hasta que en la cena William y John comentan que estuvieron en el megacasoplón que el gobernador se ha hecho, ya que John y el gobernador son viejos conocidos londinenses. Mientras que plácidamente se habla de que Murraicito está cazando con los nativos, Murtagh se agarra como un perro de presa al hecho de que el gobernador se ha construido un palacio, que a ver con qué dinero. John, que yo no sé cómo ha llegado tan alto si no es capaz de reconocer miradas de matarte bien muerto como la que le está lanzando Murtagh, les explica que el gobernador pidió dinero a la Asamblea pero que, fíjate tú qué cosas, Mari, hay gente que está muy molesta con el cobro de impuestos. 

Primera noticia que tengo, chico

Jamie intenta mediar explicándole a John que esas personas molestas no consideran adecuado que se gaste el dinero que tanto trabajo les cuesta ganar en mansiones para señores de pelucas con rulos pero John no los ve ya como trabajadores que pelean por sus derechos sino como la masa enfurecida en la que se van a convertir si siguen así, ya que se hablan pestes de los famosos reguladores, por ejemplo, que no quieren nada más que liarla parda por cualquier sitio del interior por el que se mueven.

¿No habrán amenazado tu espléndido cuerpazo esos pendencieros?
Se me acaba de ir la chistorra por otro lado

Lógicamente, Jamie no va a dejar con el culo al aire a su padrino (¡Dior nos libre de esa visión!) y le hace ver a Johncito que una cosa es el interior y otra, la inmensidad salvaje, a ver si hablando de salvajismos John se pone palote y se olvida de la conversación. Pero ya os lo hemos dicho, Murtagh está con el gobernador que si le pillara la pierna le pegaba un bocao y no la soltaba, así que no piensa terminar de buenas la conversación, con lo que se enzarza en un cruce de sequedades con John que éste no duda en contestar sin perder ni un ápice de su casi vampíricamente atractiva apariencia. Que si el gobernador es un insensato peligroso, que si dime tú cómo puede ser cuando los reguladores ataron a un sheriff a su caballo y lo arrastraron por todo el pueblo, que si es mentira, que si hay testigos, que si no te llamo trigo por no llamarte Rodrigo... Vamos, que se van a tomar viento la cena y el humor de John.

Cuando comías una rata al día no eras tan tío vinagres
Y con ellas le hacen a Jamie el repertorio capilar

Y con esto y un bizcocho, a tomar viento que se va también Murtagh (con lo discreto que era este hombre y lo que se hace notar ahora que es viejuno...). Al irse él, se lleva la ranciedad del ambiente y Lord Johncito decide que es hora de jugar a un juego.

¡Al teto!
Vuestras ganas marranas

Totalmente, Jamie, totaaaaaaaaaaaalmente. Pero no, Johncito le ofrece jugar al ajedrez decente, nada de "te como el peón y lo que se tercie". Mientras que a Jamie se le ilumina la cara sabiendo que John viaja con su ajedrez (quiénes somos nosotras para juzgar qué metemos en la maleta, siempre y cuando le quitemos las pilas para que eso no vibre cuando no debe hacerlo...), a William le da un apretón y tiene que ir a aliviarse fuera de la casa, ante su estupor por no poder usar un orinal allí mismo. ¡Muy british y muy cochino eres tú!

*Totalmente tergiversado para echarnos unas risas a costa del niño viejuno

Jamie se ofrece para acompañarle hasta la puerta del baño, que no va a pasar a limpiarle el culo por mucho que el niño se lo pida y, al escucharle hablar en gaélico a los caballos, a Willie le viene el retrospecter y lo recuerda, por fin, como su antaño adorado Mac.

Sí, hijo, como para olvidar esa cara de oler mierda perpetua

A ver, que nosotras somos unas insensibles con el niño porque nos cae mal desde la temporada anterior, pero que es muy emocionante para Jamie ver que el niño aún tiene enterrados en lo más profundo de su "joven-con-cara-de-viejuno" ser los bonitos recuerdos que compartieron. El niño, que podrá caernos con una patada en los cataplines pero que tonto no es, le pregunta a Jamie que por qué no desveló su identidad cuando se reencontraron, ante lo que nuestro highlander se queda con el culo torcido y prefiere quedar como un hombre un poco lerdo diciendo que no lo sabe.

Es el mensaje en clave sobre el poder de las boas que te dejé con todo mi cariño
Estoy tan dolido que me paso tu cariño por el forro de los cataplines

¡Uy, pero será Willipollas* el repelente niño este!

*Presentación oficial del mote que las haggards le pusieron a William en su vida literaria y que aún no había podido debutar en las reviews.

Mientras que Jamie y Willipollas van de camino a su oloroso destino, Claire y John están de charleta en la cabaña con la Fraser a tope indagando en lo que ha traído a Lord EllanoselofóJohn al cerro...

Verás, es que tu maridito y yo nos escribimos...
¿Te jode un poquito, Claire, eh, eh, EH?
¿Esto del vaso es alcoholazo? Porque necesito bebercio

Claire le dice a las claras que tal vez el gobernador le envió allí para asegurarse la lealtad de Jamie, en plan John Bond 007, y nuestro Grey le dice que si molestan, que menos indirectitas y que se lo diga, pero ella le dice mientras mira golosona el vino que no, que es que le da cosica no haber tenido tiempo para preparar mejores camas para él y Willie.

La cama que yo quiero ya está preparada pero sobras tú, querida

Más tarde, Jamie le comenta a Claire la alegría que le recorría sabrosonamente el cuerpo al ver que su chaval lo recordaba.

Ya nos ha vuelto a dejar sin vino

Y entonces Jamie procede a contarnos historias de su hijo con los caballos cuando era pequeño que nos interesan tanto como pillarnos los dedos con una puerta, así que nos las vamos a saltar. Eso sí, que no se entere Jamie, que está el pobre compungido po lo de que su hijo (que no sabe que lo es y que hace la tira que no lo ve) no le reconociera, jatetú qué cosas, chica.

Voy a ver si metiéndole la lengua hasta la punta de la boa se le pasa el disgusto
Eso y el Scottish breakfast nunca fallan

Pero nada, ahí se queda, en un intento de lengüeteo (habrá serie más mojigata para eso, que bien que vemos tetas pero lenguamen, nada...), ya que hay visita y está feo eso de echar un polvete con ellos cerca (las haggards NO compartimos esa opinión), así que se emplazan a quedarse solo para echarse un polvazo antológico.

Ya estáis tardando en echarlos

Pero eso no va a ser pronto, por lo que se ve, ya que nos vamos con Jamie a explicarle a Murtagh que forjó una amistad con Lord John que aún mantienen porque es totalmente maravilloso y le advierte a su padrino de que tenga cuidadito con sus actividades al margen de la ley ya que no quiere volverle a ver zampando ratas carcelarias. Murtagh apela al hombre justo que sabe que su ahijado es diciéndole que si hay que sentarse de brazos cruzados ante el dispendio monetario del gobernador mientras que otros no tienen ni para pelucas y nuestro Jamie le dice que el gobernador va a intentar solucionarlo y... Bah, mierdas varias que se le ve en la cara que no sabe ni cómo defender. Murtagh le pide a Jamie que averigüe qué sabe Lord John, que al fin y al cabo es uno de ellos y no tienen por qué ocultarle lo que pasa.

Excepto si la Gabaldon me vuelve gayer, que me iba a aprovechar por delante y por detrás, tris tras

Murtagh alucina unicornios viendo a Jamie mantiendo tal amistad con un red coat pero nuestro maromo le dice que de él depende la felicidad de Willie. ¡Como si eso significara algo para tu padrino, chico! Pero claro, Murtagh no acaba de nacer y suma tres más cuatro, logaritmo peneriano de boa highlanderiana acorralada igual a Willie es hijo de Jamie #Trocotró.

De tu vida se puede hacer una serie de diez libros, ahijado. Oh, wait!

Aburrimiento desde luego no tiene, querido Murtagh. Más tarde, cuando todo el mundo duerme en esa casa tan pequeña cuando mira que había espacio para hacerla grande, Jamie y John están comiéndose todo lo comible...

¡Por fin!

...al ajedrez. ¡Guarronacas!

Demasiado bueno para ser verdad

Como están jugando al ajedrez borrachín, ya se han pimplado el vino que tenían, con lo que el highlander le ofrece el whisky Jamie Daniels que está empezando a hacer en el Cerro Fraser y que, de momento, sabe como el aguarrás.

Qué blandurrios sois los ingleses

En un momento de paz y mientras observan a Willie dormir como el angelito que no es cuando está despierto, John pregunta a Jamie si es feliz y este le responde que sí porque, menos dinero, tiene todo lo que un hombre necesita y desea y mucha más belleza de la que Dior ha dado a cualquier ser humano, lo que al menos te consuela mucho cuando te miras en los espejos.

Qué palote me pones, truhan

A la mañana siguiente, Lord John y Willie se disponen a abandonar el Cerro Fraser cuando a Claire le saltan las alarmas doctoriales viendo a John y se de cuenta rápidamente desde nuestro apuesto apuesto maromo está que arde y no por motivos guarreriles precisamente, sino por haber pillado el sarampión. ¡Y eso sin muñeca Annabelle de por medio! Jamie y Murtagh ya lo pasaron y Claire está vacunada pero Willie, no, ya que le han mantenido aislado hasta de las enfermedades, así que hay que evitar que se contagie (si es que no lo está ya...). Como Claire no pierde oportunidad de desplegar sus poderes sanadores, le pide a Jamie que duerma fuera con el niño y que lo mantenga alejado de EllanoselofóJohn durante seis días, hasta que el red coat esté curado o haya dejado un bonito cadáver. Cuando Jamie va a llevarse a William, el niño le muestra su cara más willipollesca, esa que lo hace tan sumamente insoportable cuando quiere (aunque también es comprensible, que ha perdido a su madre y ahora ve que lo mismo palma su padre y a él no le dejan estar con él...).

Yisuscraist, dame paciencia con él, que de belleza y conejos haggardianos para calentarme el cuello voy sobrado

Y así se van, padre e hijo, de road movie por el Cerro. Jamie le enseña las señales que han marcado para delimitar el territorio y le explica cosillas de los nativos, como que son respetuosos si lo eres tú con ellos y que mejor no tocarles ni los pelendengues ni las puntas de las plumas si no quieres jueguen al Operación con tu cuerpo pero con un hacha. A todo esto, que se note que Willie lleva sangre Fraser: plano de ambos admirando lo bonito que es el paisaje. Como ya nos lo sabemos, nos vamos con el enfermito bonito, que está bebiendo té como buen British que es mientras recibe las condolencias de Claire por la muerte de su esposa, a la que John quería como a una hermana.

Pero ella a mí nada de hermano, que bien me quería meter mano

John le explica que fue el mejor marido que pudo ser y que la dejó bien satisfecha y entiende ahí lo que quieras, Claire, que lo gayer no me quita lo valiente y veo en tu mirada tu judging ñiñiñismo. Y sé por qué te pasa eso, chata...

Y de que le críe al hijo
Toma onda vital, tía seca
De la tollina te mando a Inglaterra, soldadito

Y te voy a decir que es adulta para que sepas que esto viene de las temporadas en las que tú ni asomabas peluca y nosotros le dábamos al tema como conejos (a long long time ago...), pero no te voy a dar más detalles porque lo mismo te mato del susto o me intentan quemar por bruja. Again. Un bellamente febril John le dice que no quiso ofenderla pero Claire no es de las que se amilana y le dice que sabe que quiso sugerir que Jamie y él tuvieron algo juntos y Jamie y ella, no. Y que si Willie se mira en el espejo y ve el rostro de Jamie, ¿qué? ¿Eh? Le daría un chungo al pobre. A ver, Claire, que se parecen como un huevo a una castaña, no nos hagas comulgar con ruedas de molino... En fin, que John le dice que han ido para que Jamie pueda ver al niño pero Claire sospecha que realmente han ido para que John pueda verlo...

Yo lo veo cada vez que cierro los ojos, querida
El fandom shippeador expresando sus sentimientos

Pero John, que es un amor supremo, en lugar de mandarla a donde Cristo perdió la boina, le admira la valentía de que le diga sin tapujos todo lo que piensa. Vamos, chico, es que antes le pone el corcho a la botella que ponérselo ella en la boca.

De nada, chata

Y, mientras que Claire se marca un Lady Gaga diciendo que nació así, John lo suscribe mientras se le cae una lagrimilla que se la íbamos a quitar nosotras a base de sanador lengüetazo si el pobre nos acogiera en sus entretelas. Cuando se curara, claro, que ahora mismo no lo tocamos ni con la wifi de los nativos (la salud siempre antes que el guarrerismo, queridas). En el río (vete tú a saber cuándo, porque tenemos el tiempo outlanderiano otra vez medio loco) Jamie enseña a Willie sus habilidades pescadoras, para las que no necesita ni sacar la boa caña. 

Con una mirada mato de explosiones guarreriles a todo bicho viviente
Allá que vamos

Y, con el magnetismo highlanderiano que nuestro maromo tiene, mete sus manazas en el agua, despliega sus Scottish vibraciones y en cero coma tiene encima un pez mientras que los del resto del caudal se dirigen hacia allí como xixis locos. Como Jamie lo intuye, se van a cazar venados, donde ooooooooootra vez a Willie le falta mucho por aprender y su papi pacientemente le enseña.

En habilidades nos parecemos poco, pero en ratas muertas en la cabeza... #NailedIt

Qué bonitos momentos paternofiliales en los que enseñas a tu niño a matar de un disparo y a sacarle los entresijos a los animales... ¡Y ojo cuidao con romper los intestinos, en Claire los utiliza para sanar y hacer condones! Por la noche, mientras se deleitan con el fruto de su caza y destripe, Jamie menciona las enseñanzas de su padre y a Willie se le saltan las lágrimas y le vuelve el rictus de oler caca pensando en que puede quedarse sin padre (y Jamie que pensaba que al chaval le estaba dando un apretón...). ¿Y adivinad de quién es la culpa de que Lord John estire la pata según Willipollas?

El padrefollable está triste, ¿qué tendrá en padrefollable?

Pues un hijo a veces ahostiable pero, a la vez, triste, agobiado y que no deja de ser un niño que no sabe el daño que está haciendo a ese bello conocido. Mientras, en la febril cabaña...

¡Y eso que Claire no te ha contado que viene del futuro!

Está el pobre John que se pueden freír huevos en su frente y le suenan los tambores de Calanda en la cabeza, así que Claire procede a hacerle un masaje con el que se nos ponen los ovarios de corbata ante la posibilidad de haga un homenaje a Juego de Tronos. Pero no, ya sabemos que Claire tiene mágicos hasta los pelos del xixi y los dedos no iban a ser menos, así que le quita el dolor de cabeza y va a proceder a quitarle la fiebre tambien.

Sí, porque la camisa ya hace tiempo que la quitó
¡¿¡PERO QUÉ DELIRIO VISUAL ES ESTE?!?
THE PECHOTE PERFECTION!!
Reacciones serias y maduras del fandom

¡¡¡Pero pero PERO!!! ¿¡¿Por qué no hemos catado ese pechote anteeeeeeeees?!? Ay Yisuscraist de los Gayerismos Televisivos, ¡cómo está ese pechamen, con esa cantidad estupenda de peletes! ¡Para recorrerlo lengüetilmente hablando hasta la flecha que marca the road to the boa! A este Grey sí que le dejábamos que nos diera lo nuestro y lo de nuestra prima, grrrrrrrrrrrrrrrrr (si él quisiera y no estuviera camino de la tumba, claro). Claire ni se inmuta, que ella tiene pechote de highlander a granel, y se dedica a ponerle paños en el pechamen a nuestro MelofóJohn para bajarle los calores (esperemos que sea eso y no bandas de cera caliente, Claire, ¡que ese pechote no nos lo tocas!). Y, mientras, la fiebre se le baja a John a la lengua, se la calienta (la lengua, guarronacas) y decide confesarle a Claire que se la peló un poco que Isobel palmara, no sintió nada. Por eso decidió ir al Cerro Fraser, para ver si sentía algo. Y no hace falta que te lo diga él, Claire, con la cara de tolili enamorado que ha puesto en el capítulo cada vez que miraba a Jamie ya se ve que siente torbellinos ante tu marido en cualquier parte del cuerpo.

Que la fiebre no nos impida ver esa nuez de Adán que nos despierta la locura lengüetil
Ven, que te bajemos la fiebre

Ese despliegue de cuerpazo nos está nublando los sentidos y nos saca de la review, lo sabemos, pero es que este hombre es tan afjgakjfljsgfkjaghkjgaskjgajk... Spin-off ya!! John le confiesa lo que le duele ver a Jamie con ella y otra cosita más...

Y si Jamie llega a catar mi boa te digo yo que no vuelve a catar otro manjar
Después de ver lo buenorro que estás no lo dudo

Pero claro, MelofóJohncito no lo aceptó porque el guarrerismo por compasión pierde toda la diversión, así que no te preocupes que no han tenido rozamientos palotiles.

Pero así podíamos haber estado, Claire
Titularemos esta estampa "Mujer modenna traumada ante incursión boística no llevada a cabo"
Las haggards somos este gif ahora mismo

Ay, es que eso de que le den un "zasca" a nuestra seca protagonista se ve tan poco que nuestro lado malvado lo disfruta mucho. Lord John sucumbe a la modorra de la fiebre mientras que a Claire se le intenta recalentar el cuerpo, que se le ha quedado helado. Y helado al lado de un palo está Jamie, que se despierta para ver que Willie ha desaparecido (el jodío crío parece llevar genes de Claire en lugar de los de Jamie...). Con sus habilidades de rastreador conquistador, Jamie mira, husmea y, chimpún, al lado del río que encuentra al niño, el cual, como buen Willipollas que es, se ha pasado por el forro de los cataplines eso de no meterse en tierras nativas y ha pescado justo donde no debe. Y eso no se puede perdonar en tierras gabaldonianas...

Soy un Wifis nuevo y he detectado que me estábais robando ancho de banda de peces

No es por nada pero qué estructura ósea tienen estos nativos, chica, una maravilla. Por mucho que Jamie les demuestra sus habilidades linguísticas no guarreriles y les dice en su idioma que awakanda el ancho de banda, los nativos le dicen que ahí se ha matado un pez y la sangre, con sangre se paga. Y como el que ha pescado ha sido el niño debe pagarlo con su sangre, a ver si se nos va a descompensar la Madre Tierra.

Ay, Yisuscraist de las Tenas Lady, lo que acaba de decir
Mac, ¿te has fumado un porro?

Ay, que nos da, ¡QUE NOS DA! ¡Que Jamie ha soltado la liebre y ahora corre alegre por la mente de Willie y le va a dar un apechusque al darse cuenta de que ambos tienen pelos de rata y genes fraserianos!

Buen intento de salvarme pero no cuela, Mac
Te mereces nuestro respeto, chaval

No cuela el intento de Jamie porque los dos se parecen como un huevo a una castaña Willie cree que Jamie ha dicho eso por salvarle la vida y él está educado con el suficiente sentido del honor como para cargar con las consecuencias de sus actos, aunque ellos conlleve su muerte. El nuevo Wifis está ya un poco hasta las plumas de estos dos y deja a Jamie para volver a coger a Willie y darle matarile. ¡Ay ay AAAAY! ¡Que Jamie va a ser testigo del asesinato de su hijo!

No podemos verlo, ¡no podemooooooos!
¿¿Pero qué mierda es esta??

Madre mía... Vaya nativos mñe que nos han tocado, tanto jaleo para esa mierdecilla de corte, que cortándote con un folio te haces más estropicio. Pero estos indios no se van sin dejarnos clarito que son malos que te cagas y que si les han salvado la vida ha sido por el coraje de Williepollas, que lo que tiene de repelente lo tiene de valiente y los nativos lo valoran (esto lo sabemos porque las haggards dominamos lenguacas y hemos hecho un intensivo de cheroqui en Duolingo viendo los fuckers que abundan en esa tribu...).

Se me hincha la rata del orgullo paterno

Ajenos a todo, en la cabaña están John y Claire mirándose a los ojos y nuestro British buenorro decide pedirle perdón a Claire por haberse ido de la lengua y confesarle, ya sin fiebre de por medio, que lo que le duele no es no poder tener a Jamie, algo que ya tiene más que aceptado, sino ver la cara de bien follada satisfacción que Claire siempre lleva puesta, algo que nunca pudo darle a Isobel.

¡Yo sí lo sé!

Por qué extraño motivo nos torturamos poniendo a Mñe es algo que escapa a nuestras propias conciencias...

Pues sí, MeloJohncito, aquí todos sabéis lo que es amar a alguien y no hacerle feliz. Bueno, todos menos Jamie I El Deseado, que donde pone el amor se lo devuelven con creces. Lástima para ti y para Mñe que esa persona sea Claire... Nuestra prota aprovecha este momento confesional para decirle que ciertamente tenía envidia del tiempo que él y Jamie pasaron juntos (aunque seguro que no envidias que parte de ese tiempo lo pasaran en la cárcel, jodía...).

¿Se te sigue poniendo la boa loca con Jamie?
El Sol calienta, el cielo es azul
y yo, mientras sienta, querré al marido que tiene tú

Hija, Claire, preguntas de cada cosa más evidente... Parece que ahora, tras las fiebres y las confesiones, Claire no le tiene tanta manía al muchacho y, para consolarle, le dice que sí que tiene algo de Jamie: a William.

Espera que damos palmas con las orejas

Disculpadnos, es nuestro haterismo hablando, pero es que eso de consolarte con tener al repelente niño Vicente cuando lo que quieres es al padre y por motivos totalmente distintos...

Como soy tan adorafollable me consuelo hasta con eso
¡Deja que te consolemos nosotras!

Tras el susto con los nativos, Jamie y William regresan a la cabaña juntos, y el niño decide contarle que, cuando se fue de Helwater, corrió tras él pero Jamie ni siquiera le miró. A nuestro Jamie se rompe un poquito más el corazoncito pero le dice que no se volvió para no darle esperanzas (cuando nosotras sabemos que es porque llevaba tal desastre capilar que mejor que no se quedara con esa imagen suya).

Por qué tanta belleza y tan mal pelo

Cuando llegan a la cabaña, Jamie asoma hociquillo para ver si tocan a muerto, pero no, John está vivito y coleando (esto último nos parece importantísimo) y nuestro pelirrojo favorito puede devolver a Willipollas William a los brazos de su padre, que le pregunta sobre su comportamiento.

Pues quitando la cosilla sin importancia de que casi nos matan por su culpa...
Lo puedo hacerte mayor loa
Del orgullo me va a explotar la boa el corazón

Aaaaaaaaaaaaaaaayyyyyyy, qué bonito y qué dolorcito de corazón ver cuánto subtexto maravilloso hay en esta conversación. Pues ale, ya recuperados y vestidos como dos pinceles (¡y con el pelazo perfectamente acicalado -se nota que John paga bien a sus peluqueros-!), parten John y William hacia un destino que realmente no nos importa. Claire y MelofóJohn se despiden en muy buenos términos, con la Fraser en modo doctoril a tope recomendándole cuidados y sacando su vena psicóloga al decirle que no pierda las esperanzas de que alguien le ponga mirando a Cuenca la sonrisa de satisfacción en su bella cara.

No te preocupes que en cuanto deje al crío mi boa y yo vamos a iniciar la búsqueda
Las fans de John corriendo para encontrarle ellas antes

Por otro lado está Jamie despidiéndose de William, que va vestido que ni que saliera del paquete de galletas Príncipe y al que el rictus de oler a caca parece que se le ha suavizado, al igual que su comportamiento con Jamie y con el mundo en general. Su padre putativo se acerca más feliz que una perdiz y le da a Jamie...

¡UN BESARRACO!

¡NUESTRAS GANAS MARRANAS! Lo que le da es su ajedrez de viaje y se nos salta la lagrimilla ante el bonito gesto de John mientras este le dice a Jamie que enseñe a jugar a su sobrino. Mira, guapo, ya te lo decimos nosotras: si no tiene tetas, Murraicito ni se va a acercar, que está en una edad muy tonta. Y así, con buen ánimo y sonrisas, parten los invitados.

Me llevo la follasonrisa puesta para buscar la cara de satisfacción
Y yo me voy con mi cara de oler caca pero sin olvidarte, querido Mac
¡Adiós, sangre de mi sangre! ¡Que te vuelva a ver mejor peinado y con mi aire de highlander!

Como aquí hay mucho corazón roto y lagrimilla al borde de caer, vámonos a otra secuencia más relajante y agradecida.

Me pilláis en mi pasatiempo favorito: regar haggards
¡Pues en remojo te esperamos!

¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaay, qué servicial este Jamie! Cómo baña a su Claire y le pasa la mano por la espalda y le dice que se pone palote con tocarla y con no sé qué de la lluvia y la otra que si llovizna o torrente y tiro porque me lleva la corriente. Vamos, que la estará dejando limpica pero la conversación es de un guarrerismo eufemístico que te deja con las patas vueltas.

Y luego te comeré la pera
¡Cómenos lo que quieras!
Porque te voy a dejar seca hasta por dentro
Muerte por deshidratación xixil

¡Por fin un polvo marital como es debido! Aunque Jamie está compungido ante la falta de alianza de su Sassenach (mal rayo parta a Cabronnet y a su peluca bien puesta) y él quiere que su chica tenga un recuerdo tangible de que él es su marido (además del que le va a dejar cuando no pueda juntar las piernas tras esta noche). Y es que Jamie, todopoderoso y maravilloso, no es de los que deja cabos sueltos ni dedos sin alianzas...

Forjada en el Monte del Destino por mi padrino

¡Para eso necesitaba el candelabro que se llevó de casa! ¡Qué maravilloso detalle! Jops, es como una bendición materna para Jamie y Claire...


Es un anillo pensado para ella y forjado con AMOR en mayúsculas, además de ser de plata buena, que eso no te deja el dedo verde como el anterior. Además, tiene sorpresa oculta...

Este hombre nos mata los ovarios y la cordura

¡¡¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaay que le ha escrito el inicio del poema de Catulo que no hay fan de Outlander all over the world que no se lo sepa mejor que su contraseña de Twitter!!! Y no es por nada pero... ¡Chúpate esa, alianza mñe de Mñe! Jijijijiji.

Ya no me quedan bragas que salgan volando contigo, querido
Así que tendremos que echar un polvazo que nos deje sin sentido
Yeah!! ¡Esta noche hay juerga en el Cerro!
¡Ya era hora!

¡¡¡Pero cómo no vas a querer echarle de todo a ese hombreeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!! He aquí el poder del romanticismo asociado a una buena dosis de buenorrismo, es una fórmula infalible para acabar con los bajos cantando jotas aragonesas de la alegría.

Una ópera en tres actos van a cantar los de estos

Y al calorcito del Cerro Fraser y de los ardores supremos que llevan dentro, Jamie procede a cubrir de besos a Claire, lentamente, uno por uno, hasta llegar a los mil...

Uno
¡Saca la boa que me subo!
Tres
¡Vuélvenos las fajas del revés!
¡Por el Catulo que la hinco!
¡Por ahí y por donde quieras, Jamieeeeeeeee!
¿¡¿¡FUNDIDO...
...A ...
...NEGROOOOOOOO?!?!
¡¡¡Vete a ca*ar!!!

De verdad, eh, ¡de verdad! ¡¡Otro polvo más que entra a formar parte del Paraíso de los Polvos Echados y Nunca Televisados!!

El fandom sofocándose los calores no culminados

Y en remojo nos quedaremos hasta el capítulo de la semana que viene, en el que, sospechamos, vamos a tener muuuuuuuuchas emociones... ¡Y las comentaremos con vosotras en profundidad y con humor!


CONCLUSIONES FINALES
-Un capítulo demasiado tranquilo en los pistos que llevamos entre manos pero muy movidito en cuestiones sentimentales. Sinceramente, esperábamos un poco más de pistos al haber dejado a Bree cogiendo la autovía temporal, pero Jamie no puede manejar más de un hijo insoportable a la vez, así que el whisky que habitualmente acompaña nuestro visionado nos ha hecho el visionado más ameno.
-Lo que sí nos ha alegrado la vida ha sido la visita de Lord John. ¡Viva él y viva su pechote peludete! Entre el cariño que le tenemos al personaje y lo que nos gusta David Berry hemos disfrutado como enanas de su aparición. Y, sinceramente, es el que nos ha animado el capítulo, ya que esas conversaciones con Claire marcando territorio con Jamie han sido fabulosas. Y David es sencillamente perfecto en su interpretación, expresando tantísimo con la mirada... Una pena que lo podamos disfrutar tan poco (¡y con tanta ropa!).
-Creemos que no hace falta decirlo siempre pero esta vez lo vamos a hacer: nuestras reviews son siempre humorísticas (aunque no les hagan gracia a mucha gente, claro está, no le vamos a gustar a todo el mundo). Con esto queremos decir que el hecho de decir Willipollas y que pone cara de oler a caca es siempre con motivo de cachondeo y de quitar dramatismo, no porque consideremos que el niño es horrible o queramos criticar su elección. De hecho, nos parece estupendo, con cierto parecido (sobre todo, cejil) con el niño que hizo de Willie en la temporada anterior, que es al que se tiene que parecer. Diana Gabaldon puede escribir lo que quiera en sus libros, que para eso son su creación, pero vete tú a buscar a un niño actor que se parezca a Sam. Como siempre decimos, lo que nos parece importante es que se vea la esencia del personaje y este actor nos transmite a la perfección ese repelentismo inherente al personaje. Y sí, no somos fans suyas (como todas las que nos seguís por Twitter sabéis) así que le vamos a dar tanta caña como a Mñe, jijiji.
-Este año se nos están quedando las conclusiones un poquito flojers, debemos reconocerlo, pero es que hasta ahora los capítulos están dando poco de sí. A ver si empieza ya la marcha o vamos a acabar hablando de lo bonitas que son la flora y fauna de Carolina del Norte...
-Porque... ¿necesitamos hablar del departamento peluquil? Seriously? Es que nosotras ya tras ver a Willie con ese pelucón estamos por beber aguarrás... 

***
Stills by Starz
Gifs from Tumblr, Giphy, Google Images & Starz. All copyrights belong to their respective owners


DAME AMOR Y COMPÁRTEME, QUERIDA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This