miércoles, 24 de mayo de 2017

Poldark 1x05. A fungirlish minireview [Spoilers]

¡Ya estamos aquí, queridas! Con las enaguas de los domingos, que Ross y Demelza ahora tienen posibles y nosotras hemos sacado las galas para ir a juego con ellos (antes vestíamos un poco de trapillo por solidaridad pero no porque no tengamos money, que ya sabéis que nosotras somos inmensamente ricas, a la par que discretas y adorables). Pues si estamos todas preparadas y con el bloody mary en la mano, ¡vayamos a echar el rato a Cornwall! Y si echamos otra cosa con Ross no nos vamos a quejar...

                                                                 

Ay, los sudores que se pasan en la mina, debe oler eso a chotuno. ¡Pero bienvenidos sean porque en la Leisure significa que hay cobre y curro! ¡Y un Ross comío de mierda! Hoy especialmente alegre porque recibe la visita de un amigo del ejército, el doctor Dwight Enys, que arregló la bella estampa de Ross, tiene una bella estampa propia y una gran sonrisa de adorafollable.


Eso, ven a conocernos y hacemos un sandwichito

Dwight ha ido para poder estudiar las enfermedades de los mineros (que digo yo que ya podría haber venido a Asturias, que minas hay muchas y a mí me pilla mucho más cerca) y nosotras esperamos que se quede el tiempo suficiente para estudiar nuestra anatomía. Ross se lo lleva a conocer a Demelza, cuya silueta parece un homenaje a la de Alfred Hitchcock debido al embarazo (maravilloso paso del tiempo poldarkiano again).

Se me ve desde la Luna, querida Elizabeth

Nuestros rudos Poldarks se han llevado a Dwight a que lo conozcan los pijos de la zona y, él, digno amigo de Ross, entra en la alta sociedad creándose enemigos ya que él cree que la medicina debe ayudar a todos aunque eso signifique no ganar dinero mientras que el doctor Choake le dice que él no está para eso sino para vivir bien y comprarse pelucas de ratona muerta y que a ver si Dwight piensa lo mismo cuando acabe pasando más hambre que los mineros. Mientras tanto, Ross y Francis comentan lo malamente que va la Gambler y otros se dedican a conseguir una churri.

Huelo a machorro sudoroso
Yo respondo a ese mote, chata

Machorro Sudoroso, de nombre Mark Daniels, es un trabajador de la Leisure que no os hemos presentado antes porque no ha hecho nada le hace ojillos a esa jamelga, una actriz que está ahí trabajando. 

¡Aquí estoy, Ross! ¡¡Aquí!!

Demelza siente dolores y se va a dar un paseo seguida por Verity, ya que Ross tendrá los rizos que le oprimen el cerebro y no se da cuenta de que su amor está a punto de traer a su babyPoldark al mundo (arg, hombres del año catapúm, no ven más allá de sus boas narices). Verity lo pasa fatal viendo a Demelza sufrir pero ésta le dice que le pasa lo mismo al mirarla y que ya podría arreglarse con Blamey para que se animara. ¡Las cosas en las que puede pensar una parturienta para olvidarse del dolor! Luego le arrea al brandy, a ver si eso funciona más. 

[Caballito + acantilado + ñiñiñiiiiiiii + galope feroz tras saber por Enys que su Demelza va a parir]

Pues tras unas carreras de Ross y unas imágenes del mar rompiendo contra los acantilados como metáfora visual de lo que Demelza echa por los bajos, nace la bebé más preciosa de Cornwall, Julia Grace Poldark.

He venido para hacer mejor el mundo y, de paso, elevar la media de belleza
Adorafollamómetro 😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍

¡AAAAAAAAAAAYYYYYYY! ¡M😍RIM😍S DE AM😍R CON R😍SS! Y más cuando le vemos al atardecer con la bebé en brazos enseñándole el camino marítimo por el que vienen las sardinas. ¡Qué alegría más grande tienen los Poldark ahora mismo! 

La misma que si tuviéramos diarrea

El gesto agrio parece que se le pasa pronto a Elizabeth, que va a ver compartir las maravillas del amor a los hijos con Demelza y la pilla bordando una pulserita para Julia con su nombre 😍. El bautizo parece Coachella, con finos y cutres mezclados, algo que agobia a Demelza, que prefería dos bautizos, uno para cada clase. A Elizabeth no parece importarle mucho y no se despega de Demelza, lo que hace que Ross pueda admirarlas juntas y reconozca que cada una tiene lo que le falta a la otra y que tal vez quisiera tener a ambas...

Ya me estás fastidiando la merienda, querido

¡Esos pensamientos NO! No agobiarse, queridas, que ya viene el capitán Henshaw a que se le baje la tontería a Ross diciéndole que Choake ha vendido su parte de la Leisure a...

¡Yuhu! ¿Me echabas de menos, Ross?

Sí, tanto como pillarse un dedo con la puerta. Ross decide en ese momento que antes se come una piedra que dejar que George compre más acciones de su mina. Esperamos que la piedra que Ross elija sea pequeña... En ese momento llega el padre de Demelza con su mujer básicamente a amargar la fiesta a su hija pero Ross, que no tiene vergüenza ni la conoce, lo pasea por la fiesta para que lo conozcan y así les pueda avergonzar un poco más. Como necesitamos aire fresco y que se nos vaya esta tensión, nos vamos al campo con Mark Daniels y Keren, la actriz que le hacía ojitos y que viene a hablar de amor con él.

Qué romántica nos ha salido...

Pues para Keren el amor se basa en que Mark le monte un pisazo para así poder convertirse en su esposa. Y delante de Verity (que prefiere estar en Nampara antes que en Trenwith -a nosotras nos pasaría lo mismo-) Ross y Demelza hablan sobre el amor, con posturas claramente enfrentadas. Mientras Demelza cree que el amor está por encima de todo y que hay que ayudarlo, Ross cree que algunos obstáculos son insalvables y hay que apechugar con ello. Tal vez estén usando una malévola técnica psicológica parque Verity regrese a su casa, donde Francis se vuelve a hacer chiquitito al no poder estar a la altura de su padre.

[Viento que sopla y encrespa el pelo + acantilados + mar furibundo + Verity mirando un dibujo de un barco + ñiñiñiñiiiiiiiii] 

Tras un paso del tiempo indeterminado, Demelza (que es fan del porteo infantil) se despide de Ross, que se marcha a la ciudad a ver si engaña consigue nuevos inversores. Pero ella no se queda a limpiar, la vemos escaparse con Jud y, OBVIAMENTE, no es para 👉👌. Como queremos saber qué trama la pelirroja, los creadores de la serie nos llevan con Ross para ver cómo es generoso con los pobres cuando, recordemos, él va a pedir pasta porque no tiene más dinero para la mina. En la ciudad se encuentra con Dwight y se comen un sandwichito mientras nosotras pensamos en montar uno con ellos debaten el mal ambiente entre los pobres, que cada vez lo son un poco más y se están encabronando. Os explico cómo va este lío. Los precios del cobre están por los suelos y o venden barato o no venden y los préstamos se los comen SE LOS COMEN SE LOS COMEN. Las fundiciones están todas conchabadas y pagan una 💩 por él. ¡¿Y qué se puede hacer, por Dior?! Pues las minas podrían asociarse y no vender cobre hasta que no les paguen algo decente, o podrían hacer entre todas una fundición y hacer cortes de manga a diestro y siniestro. 


Más que nada porque estaba con el oído pegado

A este señor le parece estupenda la autogestión de las minas pero, ahora que estamos enterándonos de algo, nos vamos con Demelza (a mí estos meneos no guarreriles me tienen la cabeza loca)


¡Pero bueno! ¡Que Demelza ha ido a ver a Blamey! Pero éste se ha casado con su barco (oye, sobre gustos...) y ya no piensa en Verity.

😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭

Ay madre, qué hostia más grande nos hemos dado. Ross también se vuelve a casa con el lomo caliente, ya que Pascoe le dice que el único modo que tiene para conseguir dinero es hipotecar Nampara, estupendo todo. Y vuelve a casa para encontrar a Demelza tal y como la dejó y con cara de no haber roto un plato (no es lista ni ná la jodía). Dura poco ahí, porque se va a ver a Mark Daniels, que está arreglando el cuchitril la cabaña para hacer feliz a Keren. 

Y donde digo "corazón" realmente digo "boa"

Y con esa celeridad que dan las ganas de mojar el churro se casan y van a la cabaña al jolgorio, ante la alegría de Keren al ver su nuevo hogar. 


Soy la perfecta definición de acogedora
¿¿Por dónde puedo escapar??
Hemos metido una lagartona en la familia, querida
¿Lagartona? ¿He oído mi nombre?
Soy su vecino, el doctor divino

😒😒😒😒😒😒😒

Mark le pide a Ross más horas en la mina para poder tener contenta a Keren, la de los gustos finos que le ha echado el ojo al vecino, pero hasta que no les paguen el cobre, nada. Y estas penurias económicas le cuenta Ross a Demelza, que le dice que cómo va a arrepentirse de haberse casado con él con todo lo bueno que le ha dado fruto de lo que tiene ahí colgado y nuestro maromazo se maravilla de lo distintas que son las mujeres, que unas son pitiminís y otras afrontan lo que venga remangándose si es necesario. La sombre de que Ross debería estar casado con una pija fina sobrevuela a Demelza pero Ross le despega la duda.

Adorafollamómetro 😍😍😍😍

Nos hubiera gustado ver cómo Ross y Demelza utilizaban esa mesa para propósitos más guarreriles pero, obviamente, nos cortan el rollo para irnos con los Poldarks finos, donde Elizabeth está más interesada que Francis en la subasta de cobre, que es un desastre ya que se paga por cada lote la mitad de su precio real. Por allí está en señor cotilla del otro día, que propone a algunos mineros asociarse para hacer una fundición y disponer de dinero WarlegganFree (los que tengan préstamos de éste y quieran participar lo harán anónimamente porque, como George se entere, se cobraría sus deudas rait nau y a la ruina que va). Blandis, obviamente, se jiña y no se apunta pero Ross sí y, además, será quien esté al frente. Mientras, Demelza va por el campo encantada de que les hayan invitado a una fiesta en casa de George y se pierde el teletransporte que ocurre a su lado.


En Cornwall más te vale tener un corazón fuerte porque estas apariciones están a la orden del día y en una de éstas te dejan seca. Blamey ha venido a decirle que aún se le agita la boa el corazón pensando en Verity y que si cree que aún puede tener algo con ella pero Demelza, acojonada porque Ross les pille y descubra el lado celestinesco de su mujer, le dice que lo pensará y si eso le escribe y que se teletransporte de vuelta. Y menos mal que lo hace porque entonces llega Ross y baja a Demelza de la nube de la fiesta, ya que ahí lo que se va es a beber, jugar y hablar de negocios y ella es mejor que no vaya.   

Parece que Demelza ha tardado poco en pensarlo

Vaya por Dior que luego vemos a Demelza que va a la ciudad a comprarse una capa con Verity... Por otro lado, Francis que, recordemos, está canino, le regala a la Casquivana un colgante -no precisamente de los que salen en una bola de plástico de ésas de un euro- y, ale, a quejarse con ella de su f(p)ruta vida. Pffffffffffffffffffffffffffff. Y mientras Demelza va a buscar a Verity, Ross habla con Elizabeth, que también se queja de su fruta vida. Ambos desearían poder solucionar todo pero...


😒😒😒😒😒😒😒😒😒

Te olvidas, querida Elizabeth, que tú estás viviendo la vida que deseaste escoger así que ese comentario para dejar afectado a Ross como que sobraba (menuda cara de tontolaba pone el otro -la habitual cuando la ve 😒-). Que se queje ella de problemas cuando hay gente que no puede ni comer... El que no tiene problemas de dinero es George Warleggan, aunque vive de un modo tan discreto y austero que nadie lo sospecharía.

Na, un casoploncito de nada

Y todo eso siendo su abuelo un herrero. Como es algo inexplicable, lo que sí podemos explicar es cómo Francis dilapida su fortuna a través del juego, ya que un tal Matthew Sanson le están dando para el pelo a las cartas.


¡OMG, Blamey viene a interrumpir la compra de capas y la secuencia anterior!

[Ya sabéis que en Poldark son muy fans del montaje alterno y de hacer imposibles estas reviews]

En la fiesta de George y mientras que Francis pierde hasta la camisa, la Casquivana se acerca a Ross para decirle que cuando se aburra de su mujer que ella le esperará de piernas abiertas porque él siempre ha sido su polvo favorito 😒.

Normal, es que estos pelos llaman al follamiento absoluto

En el mundo de las capas, Blamey le pide un casto café a Verity pero ella le dice que no y huye y en el casoplón de George la partida de cartas termina con Francis más ligero por haber perdido algo que no nos ha querido contar y llamándote trigo por no llamarte Rodrigo de la cogorza que lleva. George dice que no se alegra de la ruina de su amigo pero obviamente no le cree ni Penry. Y mientras allí todo es brillante, reluciente y tranquilo, a Verity y a Demelza las sorprende una revuelta de mineros que van a robar el cargamento de maíz de Sanson porque se mueren de hambre. Entonces aparece Blamey para rescatarlas y, de paso, aprovecha para volver a la carga con Verity. ¡Claro que sí, Andrew! ¡Que esas enaguas están deseando que las levantes de una vez!

[Música triste + cámara lenta + Elizabeth y Geoffrey Charles y una mariposa que se larga + Francis que regresa hecho un asquete]

También regresa Ross con Verity y Demelza, que le ocultan al Poldark moreno todo lo que les ha pasado. ¡Pero no pasa nada porque Ross también les oculta lo que ha ocurrido en casa de George! Así me gusta, secretos everywhere 😒. Bueno, everywhere no que ya sabemos qué perdió Francis en la partida.


Y con la mina ha perdido la dignidad y su herencia y las Poldark, su nivel de vida. Pero no todos pierden porque, claro está, los Warleggan siempre ganan algo... Y así, con toda la familia presente, se cierra la Gambler. Podríais pensar que aquí termina el capítulo pero no, nos tienen que añadir una secuencia de Ross corriendo tras Elizabeth para ver qué puede hacer.

Un día vamos a perder los ojos en nuestra cabeza de darles tantas vueltas

Pffffffffffffffffffff, Elizabeth, pffffffffffffffff. Se muestra muy decidida a apretarse el cinturón pero no a tenerle lástima a Francis, que bastante se tiene él mismo. Y dicho esto, es aparecer Demelza e irse a un plano en el que podemos ver cómo Keren vuelve a hacer ojitos a Dwigth, que sonríe como si no la hubiera metido en caliente en su vida. Ross se da cuenta y decide que va a vigilarle pero luego se pone a hablar con Demelza de la vida y de que no se cambiaría por Francis y de esas cosas que nos van a dejar con un come-come estupendo para el siguiente capítulo, en el que auguramos que todo se va a poner más feo. Por ello, nos despedimos con algo bonito para compensarlo.

Y en esta serie a guapo no me gana nadie

¡Hasta los próximos sufrimientos poldarkianos! ¡Os esperamos en la siguiente review!

                                                                        

Consejo de haggards: ¡leed los libros!

miércoles, 17 de mayo de 2017

Poldark 1x04. A fungirlish minireview [Spoilers]

¡Ay, qué ganas teníamos de pillar esta review! Más que nada porque dejamos a Ross recién follao casado y estamos muy interesadas en saber cómo será ese matrimonio, tan extraño que nunca lo hubiéramos imaginado (nos metemos en nuestro papel, eh, pero nosotras somos como Saurón, que lo sabemos todo porque nos hemos merendado los libros). ¿Tenéis ganas de ver qué tal le queda a Ross su nuevo estado civil? ¡Pues sujetaos las enaguas que allá vamos!
                                                     

¡Oh, qué bonita es la vida cuando te has trincado a Ross Poldark y lo puedes hacer todas las veces que quieras porque es tu legítimo marido! Sabiendo que Jud y Prudie la ponen de trepa para arriba, esperamos en que estos bellos pensamientos calen en Demelza y le recuerden su nueva posición y su nueva vida.

Te voy a dar la vuelta como a una tortilla para que no se te olvide

[Adorafollamómetro: 😍😍😍😍]

Y te lo vuelvo a recordar sin ropa, que hay que curarse en salud

¡Bien, co*o, BIEN! ¡Si llegamos a saber que íbamos a tener menú diario de pechote casamos a Ross antes de que salga la intro del primer capítulo! Pero en la BBC son tan estirados y rancios que no les gusta regodearse en lo guarreril y nos vamos a ver a las señoras de Cornwall esperando a que lleguen las sardinas a llenarles las despensas (NOTA: no es un eufemismo cochinote) y a Francis lidiando con sus problemas de pasta y de sardina propia (NOTA: sí es un eufemismo cochinote).

Ay, Blandis mío, cuánto tienes que aprender de Ross, el hombre casado

¡Ross casado! ¡Y con una fregona! ¡La alta sociedad se muestra escandalizada ante tal noticia! A Elizabeth le cae sudor frío por el canalillo, los Warleggan se alegran de que haya firmado su sentencia de muerte con los pijorros y la f(p)ruta oficial intenta sacarle la boa información mientras nuestra querida Verity le muestra su más sincera alegría y sus ganas de ir a verles, lo que hace retorcer morrete a Demelza, temerosa de mezclarse con esa gente fina, no sea que se le pegue algo. 

[Momento pseudocómico con Jud y Prudie]

Como mujeres de negocios que somos, estamos interesadas en saber qué tal le va a Ross con la mina y os lo resumimos en una palabra: MAL. Siderita everywhere pero el cobre se ve menos que los polvos en esta serie, espérate tú a que haya y, si lo encuentran, o sube el precio o dedícate a sembrar patatas.

Estoy compungido pensando en mis negocios tras dedicarme al fornicio

¡¡Pero WTF!! ¡Aquí todo es previo o posterior pero nada de in the middle of the fornicio! De verdad, que compre esto Starz o HBO, ¡por Dior! Aunque la verdad es que admiramos a Ross por poder echar casquetes esperamos a diestro y siniestro teniendo en cuenta que no tiene pasta para la mina y necesita pedírsela a sus inversores, que no confían demasiado en él tras su cuestionable elección de esposa y su conocido desdén hacia los magistrados y demás pijos. Bueno, no todos, sigue teniendo apoyos que confían en él, entre ellos Treneglos, ahora suegro de Ruth Teague, que quiso ser señora del rudo Poldark y se ha tenido que conformar con un tarugo.

Te debería pagar yo a ti por el buen rato que me acabas de dar

Con sabor agridulce, un libro y una cinta para el pelo para Demelza regresa Ross a Nampara, donde le dice a su churri que ella ya no es una criada y que ente sus deberes como esposa además de darle al fornicio alegremente todas las veces que puedan está ir a visitar la mina. Y en visitar otra mina está el tío Charles cuando, tras su cotidiano insulto a Francis, sufre otro aperrucio, no sabemos si con fatales consecuencias porque hacemos salto espacio-temporal para ver la primera visita de Demelza a la mina, donde la pobre termina hasta haciendo una reverencia al capitán Hens... Bueno, al majo, que no me acuerdo del apellido. Va Demelza diciéndole a Ross que ella no es una dama y que nunca la respetarán los de su clase cuando ve a Jud comiéndose un pastel que ella ha hecho y reacciona como la lady que Ross quiere hacer de ella.

Pero le arreo con mucha clase, eh

Está visto que la salvaje Demelza sigue latente (¡y que no la domen nunca!) y Ross decide que ya es hora de que se comporte como la señora de Nampara y escoja al servicio de la casa, así que Demelza da trabajo a Jinny.

[Caballito + violines]

Ross va a ver al tío Charles, que sigue vivo y con la misma mala leche de siempre.


Ay que lo mismo a la tercera va la vencida

Bueno, pues aún resiste para decirle a Ross que Francis es un blandis y que cuide de él, de su familia y del nombre Poldark. Y ya, por fin, estira la pata, dejando a todos apenados y a Francis entre aliviado y acojonado por la que se le viene encima. George, que ya tardaba en salir, comenta a su tío la cara de acelga que tiene Francis, motivada porque se está quedando tieso bien por la Gambler, bien por la Casquivana (cuyo nombre es Margaret y vamos a continuar ignorando, claro está), a la que George ya no se trajina porque tiene un objetivo más alto (que con poco, porque muy alto él no parece). Por otro lado tenemos a Elizabeth, que prefiere estar jugando al Candy Crush antes que estar con los demás pero Verity va a decirle que ella sola no se va a comer el marrón y que baje. Pero Elizabeth, como corresponde al mal momento que su marido está pasando, está apenada por él pensando en una persona que ha faltado...



¿¿Pero su esposa no eres tú??

¡Pues claro que no, queridas! ¡Cómo va a estar pensando en Francis...! Ella habla de la esposa de Ross, al que no ha visto desde que pasó por el altar y al que ahora no quiere bajar a ver. También es que debe ser jodido que el amor de tu vida se case con otro... Oh, wait! 😒 Y así tiene que tragarse Verity el funeral, entre la pena de haber perdido a su padre y las ganas de estrangular a su hermano, que pierde el culo en insultarla a ella y a Ross al llamarlos "deshonra de la familia". Y, para rematar, llega George a decirle que si se considera por encima de las reglas de su clase. 

Y te lo digo con cara de sorna para tocarte más los winis


Pero a George no le ha hecho esta contestación tanta gracia como a nosotras y se va a revolotear cual buitre sobre el doctor Choake para decirle que tal vez él puede saber de alguien que le compraría su parte en la mina de Ross... Stay away of our man, you demon!!!! Y pasa el tiempo (no me preguntéis cuánto que ya os he dicho que el paso del tiempo en esta serie me tiene más loca que David Gandy con el bañador blanco) y las mujeres miran al mar buscando sardinas y Ross mira al mar o baja al pilón a la mina y Francis mira al mar también con cara de susto ante el encrespamiento de pelo que va a pillar.


¡Dinos que te vas a quedar en bolas y lo seremos!
Vamos a ver, Ross, ¿tú no querías hacernos más felices? ¡¡La ropa!!


Pues no, queridas, lo que iba a hacer más feliz a Demelza es que Verity les haga una visita de ésas de los libros de enaguas, de ir a tomar en té y quedarte hasta el Lunes de Pascua. Demelza está tan cómoda como si le estuvieran depilando los bajos con cera, así que poco le interesa que Francis no pare por su casa o que Elizabeth toque el arpa con el moño pero Ross encuentra de lo más divertido que tema a Verity como si fuera el demonio enseñando el rabo y que crea que ésta va a hacerle ver que metió la pata con ese matrimonio. Lo que ya no encuentra tan divertido es que en la Leisure el cobre brille por su ausencia.


A vosotras al menos os queda el consuelo de verme el pechote peludo

¡Pues oye, algo nos consuela, sí! Pero dura poco la visión ya que nos vamos a Nampara a la juerga padre que tienen montada Demelza y Verity, ahí cosiendo entre un nada incómodo silencio *ironía mode on*. Pero Verity se arma de valor para decirle a Demelza que se alegra mucho de que Ross la haya encontrado (😍) porque le ha dado esperanza (
😍😍). Y Demelza le confiesa que ama a Ross (😍😍😍😍😍) pero que no espera que él la ame a ella (😒) aunque cariño le tiene (😍) y parece que en la cama está más que contento con el ñiqui ñiqui (too much information!!!!, grita el cerebro de Verity//¡¡queremos saber!!, grita el nuestro). Y como no hay cosa que una más que tener penas y cotorreos que compartir, Verity y Demelza rompen la tensión y comienzan una estupenda relación y el estudio del curso "Cómo comportarse como una señora de la alta sociedad sin perder la frescura ni la decencia y sin llevar un palo metido por el *ulo". Como conocer a Verity es quererla, Demelza se muestra preocupada por su truncada historia de amor con Blamey.


¿Qué dices de amor, querida?
¿Que lo practiquemos con entusiasmo y sin reparos?
¡Pues a Ross Poldark no se lo dices dos veces!

¡¡AÑHAÑKGHKFJHGASKJHGSHAÑAFJSHGASFÑKGHSAFJKHG Y MIL VECES ADJFHASDJHSADG!! E indignación suprema porque no nos dejen ver más y, encima, nos lleven a ver a Francis que acaba de hacer lo mismo -pero seguro que mucho peor, dónde va a parar- con la Casquivana. Os iba a decir que Elizabeth escogió estupendamente con qué Poldark quedarse pero la vemos ahora con el único Poldark para el que tiene corazoncito, Geoffrey Charles. Y las sardinas que no vienen y Verity y Demelza que sí y habiendo gastado un montón de pasta en ropas para la nueva señora, que le van a durar poco y no porque Ross se las quite a bocaos (mmmmmmmmmmm...).



¡Ay, que está with child! ¡Viva viva! Si es que tanto meneo tenía que culminar en un babyRoss tarde o temprano... Pero dejaremos estas buenas nuevas para otro momento porque por fin asoman raspa las sardinas y se lanzan todos a por ellas como si fueran los zombies de The walking dead tras lo que se les pase por delante. Contentos por ir de sardinas hasta las orejas regresan a casa Ross y Demelza, moneando y diciéndose cosas de ésas que te ponen la cara de tolili enamorado, que si me gustas, que si yo te gusto a ti, que si me gustas lo suficiente como para comerte hasta el forro del sombrero...

¿Que me vas a comer qué?
Graciosa, guapa y guarrer, esta mujer es una joya


[Para la review estas capturas no aportan nada pero teníamos que ponerlas porque esas miraditas, esa media sonrisilla, esa cara de guasa de Ross... SE NOS VUELAN LAS ENAGUAS]

Pero a ver si nos vamos a alegrar un rato, ¡NO! Ahora nos vamos a la mina a ver que puede que haya algo pero que no lo sabremos porque no tienen dinero ni pólvora ni inversores, ya que Choake, revenido por la boda de Ross con una inferior como Demelza, va diciendo por ahí que es un inestable en el que no se puede confiar. Ay, qué pena que no valga que nosotras le regalemos hasta las ballenas de nuestro corsé... Y así llegan las Navidades y una invitación de Francis para que las pasen con ellos en Trenwith. Demelza es nuestro parecer, que antes las pasa metida de cabeza en la charca con los cerdos que viendo cómo los Poldark finos la miran por encima del hombro, sobre todo Elizabeth. Pero Ross le intenta quitar esa mala imagen de Elizabeth diciendo que es maja y que él no la podría admirar si pensara mal de Demelza. Y nosotras te preguntamos, Ross, que wtf haces tú admirando a Elizabeth. ¿Eh? ¿¿EH?? 


W-T-F?!??!!??!

¡Y que el nabo sea el de Ross!

Así que a Trenwith que van, donde Demelza alucina con el poderío de los finos y con la tía Agatha, que le dice que se siente al lado de Elizabeth a ver si da la talla 😂😂😂 (y la da, la da -aunque le dice que es un poco vulgar al lado de la otra pero, claro, son cosas de haber nacido para recolectar nabos-). Demelza respira aliviada pero Elizabeth no tanto, ya que Francis le dice que sabe que está siendo tan amable con Demelza para restregarle a Ross lo maravillosa que es y que ojo la churri que ha dejado escapar. La verdad es que no sabemos qué pensar de ella porque luego se encuentra con Ross en el salón mientras está cosiendo (¡pero si es de noche y con las velas no se ve un pijo!) y le pone ojillos mientras le dice que Demelza blabla-qué-maja-ya-se-acostumbrará-blabla y que Francis blabla-el-juego-la-Gambler-blabla y que si tiene otra cama caliente por ahí.

Mira Ross, cuando te pones así no puedo ni con la vida ni contigo

Mientras que a nosotras nos empieza a latir la vena de la frente, Demelza está con Verity intentando ponerse el vestido nuevo mientras se queja de su continuo potar y mal estado, que le hará ser la vergüenza de la noche. Pues para añadir más nervios allá que llegan los Warleggan y Ruth-quise-casarme-con-Ross-y-me-casé con-un-tarugo y el susodicho tarugo, que serán muy ricos pero llegan a la hora de la cena para gonorrear seguro y, de paso, criticar a Demelza.

Vais listos, bitches
Se me ha enamorado hasta el último rizo

Fuck yeah, Demelza! ¡Así se hace! De todos modos únicamente encandila al tarugo y poco más porque Ruth retuerce morrete y los Warleggan no pierden la oportunidad de sacar a relucir la Leisure, todo sea por darle la Navidad a Ross (aunque si se la quieren dar de verdad podrían contarle que le han comprado las acciones a Choake y que ahora son sus socios...). Y, como a la cena no le falta espectáculo, Ruth decide animarla un poco más hablando de lo frescachonas que son algunas criadas y de lo triste que es pillar cacho pasados los veintitrés (te habrá hecho Verity algo a ti, tía sota).


Sí, tú espera que te voy a meter de todo menos miedo


¿Podemos hacerle ya la ola a Demelza? Porque a pesar de los pesares, de las potas y de los malos ratos les está dando a todos en la cara con su comportamiento y sus respuestas.

No aplaudimos lo que cuentas, Kim, es que Elizabeth ha tocado el arpa

😒 Me guardo mis comentarios sobre esta esclarecedora captura... El caso es que llega Demelza y Ruth, que no debe llevar el móvil encima para entretenerse mirando Twitter, decide que debe cantar, si es que su baja cuna se lo permite 😒😒. Y allá que va Demelza, a cantar una canción preciosa sobre pincharse con una rosa y chuparse el dedo en la que vuelca sus sentimientos hacia Ross y que conmueve a todos, incluso a los Poldark finos (seguro que a Ruth no pero es que ésa no tiene corazón).

¿Qué es esto que me está creciendo y no es la boa...?

Ay, Ross, AY. Tras esto Demelza y Elizabeth le dan al palique como buenas amigas y Ross y Francis las miran dándose cuenta de que deben valorar lo que tienen, cosa que Ross está dispuesto a hacer desde ya mismo.

Una pena que Demelza esté sobada al lado y no le escuche

Y así concluyen las primeras Navidades de Demelza entre los finos, con abrazos, cariños y buenos deseos entre todos los Poldark. O tal vez no entre todos...

Ahora que no me ve nadie miro a Ross y a Demelza con *inserte aquí su pensamiento*

¡Envidia! ¡Los miras con envidia! Pues más que les va a tener cuando se entere de que, por fin, han encontrado cobre en la mina de Ross... Y, en uno de esos pasos de tiempo que tanto adoramos de esta serie 😒 estamos ya en la cama de Ross (YEAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!) con Demelza (no yeah) que necesita que Ross le diga qué tal se comportó. Y Ross le dice que se casó por ella puede que porque le picara la boa y ella lo distrajera, que tal vez quisiera que ella fuera un vendaje para su herida pero que se equivocó ya que ella lo ha redimido (adorafollamómetro 😍😍😍).

Adorafollablablabla 😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍
Nuestros bajos corazones rait nau

Normal que Demelza aproveche para decirle que está embarazada, que hay que aprovechar el buen humor del Poldark buenorro y tener, así, unas Navidades perfectas por completo. Y ahora, la gran pregunta: ¿cuánto tiempo durará la bonanza por Nampara? ¡Se abren las apuestas, queridas! ¡Nosotras asomaremos el cardado en breve para contaros más sinsabores de nuestros Poldarks favoritos!

                                                         

Consejo de haggards: ¡leed los libros!