miércoles, 24 de febrero de 2021

Gallos con espolones: Alexis Georgoulis, mediterráneamente

(AVISO: este post contiene spoilers de The Durrells)


Qué adecuado que en Haggardland tengamos nuestro diccionario particular que incluye términos como "gallos" y "pollos". Porque si algo tiene la serie de cuyo maromeo se va a hablar aquí es un gran amor por los animales y nosotras no íbamos a ser menos, IYKWIM. Hoy traemos a un gallo que también podría clasificarse en dentro de los osos amorosos que tanto nos gustan, esos tipos llamados "fofisanos" en cuyos brazos cabe todo el haggarderío y que, mientras te protegen, sientes calorcito y pechote mullido. Nace así una nueva especie en nuestro vocabulario: el gallOso . Y paso a la primera persona, porque Kim es más del Imperio Turco que de la Hélade, que es de lo que voy a hablar yo.


Ya está Cassie llenando el blog de gente fea que sólo le gusta a ella

Parece mentira que no me conozcáis aún, queridas. Si algo me caracteriza es que, de repente, me haga tilín el menos guapo de la película o de la serie de turno, en este caso The Durrells. No creo que tenga que recordaros mi post dedicado a Ulrich Thomsen, el más villano de Banshee, y que no es precisamente un danés estilo Nikolaj Coster-Waldau, pero tiene ese toque que te hace mirarlo dos veces y decirte "Oooooyeeeee, puessss...", porque borda su papel y lo miras con otros ojos. Y eso pasa con el gallo que traigo hoy. Como haggard, podría hablar del pollo por excelencia de The Durrells, Josh O'Connor (y sus comestibles orejas, ÑAM), pero creo que hay que reivindicar una vez más a los maduros y más en una producción donde la protagonista, viuda y madre de cuatro hijos, es la que más tensión sexual va a tener con sus distintos candidatos a hacerla recuperar la chispa del amol (y del ñadjfañlskjdfksaks).

Ésta te la guardo, Cassie

Como he dicho, Louisa Durrell, la madre de esta peculiar familia inglesa, llega a la isla griega de Corfú con lo puesto y una troupé de hijos muy variopintos, y despierta el interés de algunos hombres en la isla, aunque también en ella despiertan las ganas de tocar pechote y comer morrete, porque la pobre está a caldo desde hace años. Allí, los únicos que le dan al tema sin pudor son los animales que colecciona su hijo pequeño, Gerry (el autor de la Trilogía de Corfú en la que se basa esta serie, aunque muy de pasada) y Larry, que ya despunta como escritor (el novelista Lawrence Durrell), precisamente el personaje interpretado por Josh O'Connor.

Así, por ejemplo, durante un paseo desde su casa hacia el centro del pueblo, ve a un señor descamisado y casi se cae de cabeza al tropezar con las metafóricas bragas que se le han enredado en los pies ante semejante visión, digna de uno de los calendarios de granjeros de nuestra Kim. 


Louisa sacando la cerda que lleva dentro

Se trata de Sven, un sueco bastante potable para ella y, oiga, aunque se le note que le gusta un puñao, no está como para perder el tiempo, se pone a tiro y a tontear con el vikingo. Al principio no le va a resultar fácil y finalmente la cosa irá a mejor. Y, aunque todo terminará como el Rosario de la Aurora y bastantes lágrimas porque la cosa no tiene arreglo, al menos se lleva alguna alegría (rancia, eso sí, que no deja de ser una señora de los años treinta. Y YO APLAUDIENDO).


Chequeando si hay lorcicas

En la segunda temporada aparecerá otro maromo para Louisa, Hugh Jarvis, inglés como ella y que vive desde hace mucho en Corfú, dedicado a hacer aceite (menos mal que esta vez es aceite de oliva del de verdad, ejem). Pero él quiere regresar a Inglaterra, entre otras cosas porque hay una griega loca detrás de ellos y no los deja vivir su romance.



Por supuesto, la cosa entre la pareja irá a más (hasta donde se puede ranciamente hablando) y empezamos a ver por fin los celos contenidos y hasta divertidos de un personaje que está ahí desde el primer capítulo y no nos habíamos dado casi cuenta de que era el mejor para Louisa porque. al estar casado, no lo contemplábamos como candidato: el taxista Spiros Halikiopoulos. Y aquí tenemos a la sorpresa de la serie, queridas.



Me diréis que ya empiezo a tener problemas de presbicia y posiblemente de cataratas, porque a ver qué le veo yo a este señor con pinta de fondón rancio y pelo peinado como si lo hubiera lamido una vaca. Yo os lo explico: veo a un auténtico oso amoroso (porque no sólo de jóvenes pollos musculados vive una haggard), fuertote (que no os engañe la ropa, nada de tripa, eh, y qué brazacos y manos gasta), encantador con Louisa y sus hijos... y, sobre todo, con una mirada y una sonrisa que te conquistan en cuanto lo observas con más calma. Porque está el AÑDJFAÑSKDJFSKJFSÑL guarreril y también el AÑDJFÑSJDFÑSAJDFÑSJK tienno.


Sé que aún no se lo veis, pero os digo yo que gana en acción

Ojo, que hay fanáticos de la trilogía de novelas que odian esta serie, entre otras licencias porque Spiros no tiene ningún rollo con Louisa y su pinta es tal que así:



Y, como dice sabiamente Kim, para fea ya está la realidad, así que yo encantada de que no me pusieran a ese señor de arriba como interés romántico de Louisa. Mejor el actor que lo encarna: Alexis Georgoulis. Rauda, me lancé a buscar quién era este hombre y, voilà, resulta que ha sido llamado el George Clooney griego. No me matéis aún, porque os digo que material hay (o hubo), como os mostraré en la parte final del post. Las pintas que saca en The Durrells son posiblemente las de cualquier griego de más de cuarenta años en esa época. Porque esta serie no va de gente guapa ni perfecta, es otro rollo. Encima, si nos podemos sentir identificadas con esta mujer madura, pues qué queréis que os diga, el disfrute es mayor.


Y los calores ni te cuento

Vale, admito que hay hombres que han superado la barrera de los cuarenta con mejor facha, pero él queda genial en la serie. Cuando Louisa necesita que la abracen, ¿quién está ahí para consolarla? 


¿Pero vosotras estáis viendo esas manazaaaaas?

No se vayan todavía, aún hay más. Pasen y vean por qué os deseo que os miren como Spiros mira a Louisa #InLoveTotal


Y si nos vamos al que para mí ya es el MOMENTAZO por excelencia de la serie... bueno, es que he perdido la cuenta de las veces que he visto la escena. Cómo saben los de producción que a nosotras nos gustan con pelos de recién follao, porque hay que ver lo que cambia de aspecto para que aún lo adorafollemos más y lloremos como magdalenas penitentes con tanta tensión sexual no resuelta y amor imposible. Ese "Call me Louisa, one last time" y él que no da el habla... ES QUE PARFAVAR. #TodasNosLlamamosLouisa


Me vais a perdonar, pero ver a Spiros, ese hombretón, con lágrimas en los ojos, conteniendo lo que siente y mirando y tocando así a Louisa, para mí es otro nivel. ¡¡Qué pedazo de actor es Alexis Georgoulis, por Zeus!!


Y punto


Y no digamos la temporada final... te deja un un gusto un tanto agridulce, pero es tan bonito lo que ocurre entre Louisa y Spiros, tan de mis rancios gustos y con tanta clase, que no puedo sino dejar por aquí cuando, por fin, se besan y se dicen cosas tan sentidas. Es de una autenticidad de quitarse el sombrero.


Muero de amor

Ains, que me pongo tontuca... Volvamos a ser un poco picantes, que de eso vive este blog, venga. Es verdad que he dicho que aquí he venido a reivindicar a los maduros. Pero como a ninguna haggard le amarga un melopollo y estábamos hablando de Grecia, haré arqueología maromial y os descubriré a Alexis Georgoulis en sus traitantos, que es algo digno de ver. Fijaos cómo sería la cosa de este hombre que Nia Vardalos, como buena haggard y aprendiz de Barbra Streisand (porque menudos maromos se pone de parejas), lo escogió para su película Mi vida en ruinas. Que ella es del 62 y él del 74. MUY FAN. Lo más gracioso es que aparece al principio con estas pintas y lo describen como "oso" y "Bigfoot". BIG DEBE TENER LO QUE YO ME SÉ.

Calculando por dónde va a empezar a comernos

A lo largo de la peli, el exceso capilar va desapareciendo poco a poco, revelando cada vez más el tiazo que hay debajo de ese montón de pelos.

Con ese look piloso parece el de en medio de Los Chichos, pero esos vaqueros y esa camisa... JO-DER

Amoroso es lo más de lo más...

Otros chupan cucharas, yo me chupo los dedos mientras te preño con la mirada
Nia notando el tamaño de la gran Pitón griega
Te miro con los ojos y con la lengua
¡Esta haggard está como una puta cabra!

Y cuando lo vemos en todo su esplendor en la playa y ya las bragas pa qué las queremos, PA QUÉ.

Poseidón, el dios del mar, a nuestro servicio, grrrrrr
Desenaguada me hallo

Pa rematar la faena, ya al final nos aparece de gala, con el pelazo bien peinado, mirada percutora, sonrisa canalla... y madre de Zeus!!!!

A este pollo melofoll...
Nia, haggard de honor


Dicho esto, paso a dejar por aquí algunas imágenes de este hombretón que me han confirmado que aún no estoy para que me encierren (y que sí despiertan mi ÑADFJAÑSLDJFÑASKJDFÑKS guarreril):


En esa napia, esa sonrisa y esa mirada me maté yo

Frunciendo ceñoñakdfjañlskdjfsjk
En el catre os espero
Barbita 
¡Por todos los dioses del Olimpo!

Insisto: la sonrisa, su mejor arma...


Pues nada, con esto y un bizcocho, me despido de vosotras y me largo al viejo Mediterráneo, que siempre me ha traído grandes alegrías en tiempos de crisis. Alexis, mil gracias por haberme devuelto la confianza en mi sentido haggárdnido, que ya pensaba que tenía algo malo. Lo que me has hecho disfrutar para mí se queda. Si es que, quien me conoce, sabe que siempre he sido una clásica en muchos aspectos...  

Ζήτω η Ελλάδα!

                       
Stills by BBC-ITV
Gifs from Tumblr, Giphy, Google Images. All copyrights belong to their respective owners








DAME AMOR Y COMPÁRTEME, QUERIDA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

8 comentarios:

  1. Que decirte salvo Amén. The Durrell es deliciosa y este personaje es como las aceitunas de kalamata, una delicatessen muy sabrosa. Lo de su etapa de Neptuno es otro cantar. Me zampe "mi vida en ruinas" dos veces para recrearse en este agapimu y en lo lista que es la Vardalos escogiendo partenaire, una Dawn French cualquiera. Me alegra que este actorazo te haya sacado del letargo, mi admirada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menudo bombón se buscó la lista de Nia (es verdad, Dawn French es otra que tal con los maromos), está para comérselo con pelos y todo, ñam.

      Eliminar
  2. Pues, jamía, no lo conocía pero la peli de la Nia sí la había visto (y sospecho que por él, porque yo esa clase de pelis solo las veo si el maromo me merece la pena XD). Está muy bien el hombre, tiene unos antebrazos y unas manos que son para pedirles que te construya una casa y te quite las enaguas a la vez XD, entiendo que te haya puesto la εσώρουχα del revés XDDDD.
    Maravilla de post!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro, si el maromo está potable, nos tragamos cualquier merde así XDDD Y desde luego que con esas manazas abarca todo. Ah, ya veo que al final vas a aprender griego también, αγαπητἐ φἰλε 😂😂

      Eliminar
  3. Primera noticia de la serie. Sólo conocía las novelas sobre la familia Durrell. Ainss, que me ha gustado conocer al taxista este, que yo me lo imaginaba más como el de la otra foto. Gracias por el reportaje fotográfico. Alegra la vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, si en la serie han hecho lo que han querido, ¡¡¡PERO QUÉ BIEN, OIGA!!!

      Eliminar
  4. Con este taxista me voy al infinito y más allá. Me habéis alegrado el día. Ahora me toca buscar "Mi vida en ruinas " para seguirme recreando. No pierdan los ánimos, muchachas, que sus post son maravillosos y divertidísimos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La peli es regulera, pero él está como un queso feta 😂😂

      Eliminar